Ediciones especiales 

5 destinos remotos de El Salvador para visitar en vacaciones

Área protegida La Ermita

Existe un sitio donde convergen la flora y fauna abundante. Se trata del área protegida La Ermita localizada en la zona montañosa que comparten los municipios de Arambala y Joacoteca, en el norte del departamento de Morazán, dentro de la cuenca alta del río Sapo. A su vez forma la cuenca del río Torola. Hay una copiosa vegetación y predominan los pinos y robles. Por la noche se escuchan los tecolotes, auroras, gallinas monas y otras aves. También existen nacimientos de agua.

Playa Maculis

Es un sitio paradisíaco ideal para nadar, pasar tiempo con la familia y conocer nuevos restaurantes. El periódico Británico The Telegraph lo consideró como “el mejor lugar para aislamiento espléndido y puestas del sol” dentro de una lista con las 20 mejores playas de América Latina. El rotativo destacó la calidez de sus habitantes, la abundancia de árboles de coco, la arena que parece de oro en las puestas de sol y otras frutas tropicales. Para llegar hay que transitar sobre la Carretera Litoral que de San Salvador conduce a Oriente. Atraviese Usulután y al ver el desvío El Delirio cruce a la derecha, encontrará la Playa Las Tunas, después la playa Torola, playas Negras y finalmente Maculis.

Laguna Encantada

En el km. 9 y medio de El Litoral, entre Playa Dorada y Sihuatilapa se encuentra Santa Isabel Ishuatan, en Sonsonate. Sus playas se caracterizan por la abundancia de delfines, tortugas, rayas y peces. Ahí hay un sitio llamado “Laguna encantada” conocida porque en ciertas temporadas se llena de agua.

Playa Taquillo

La riqueza marítima que posee Taquillo es incomparable. Se extiende a lo largo de 101 kilómetros en Jicalpa, La Libertad. En sus aguas abundan los corales y las rocas enormes que sobresalen entre el oleaje. El lugar permite acampar y para más seguridad cuenta con el apoyo de la Policía Nacional de Turismo. Si deseas llegar en vehículo propio toma en cuenta que el camino es largo y la calle es de polvo. Pero todo vale la pena por estar en sus costas.

San Diego La Barra

No es un bosque como los demás, al contrario es completamente seco pues nació entre la lava. Está ubicado en Metapán, Santa Ana, y se considera una reserva natural única. Muestra de ello son las cuevas de magma que se formaron por las erupciones del volcán de San Diego hace muchos años.

Related posts

Leave a Comment