You are here
Asombrosos inventos que quizás no te imaginas que vienen de la antigüedad Cultura/Arte/Cine 

Asombrosos inventos que quizás no te imaginas que vienen de la antigüedad

Corresponsal: Sara Escobar

En 1698, un ingeniero e inventor inglés llamado Thomas Savery patentó el primer motor a vapor.

Parece un dato indiscutible.

No obstante, no faltará quien piense que realmente el que se merece el título es un español llamado Jerónimo de Ayanz, que en 1606 registró la primera patente para una máquina que funcionaba con vapor para sacar el agua de las minas que administraba.

A menudo hay dudas y discusiones frente a lo que se presenta como un hecho, pero en general las fechas se mueven unos años adelante o atrás. Lo maravilloso, sin embargo, es que muchos tienen una historia considerablemente más larga. Te contamos la historia de tres de ellos.

Qué es el mecanismo de Anticitera y por qué es el objeto más misterioso de la historia de la tecnología

El motor de vapor de Herón de Alejandría

A principios del siglo I, el matemático e ingeniero griego Herón de Alejandría inventó una máquina que funcionaba con vapor. Lo llamó eolípila, en honor a Eolo, el dios de los vientos. Se le conoce también como aelópilo, aelópila o la fuente de Herón.

La eolípila tenía una esfera posicionada de tal manera que pudiera rotar sobre su eje, con dos toqueras a los lados. Estaba montada en un par de tubos que descansaban sobre una caldera, en la que había agua que al hervir producía el vapor necesario para que la esfera se moviera.

El vapor subía por el par de tubos, entraba en la bola hueca y al salir por las toqueras generaba el impulso que la hacía rotar cada vez más rápido hasta el punto en el que la resistencia de la tracción y el aire hacían que empezara a girar a una velocidad estable.

Related posts

Leave a Comment

         ¡Suscribete y recibe!

Ingresa tu email y compartamos juntos,