You are here
Por primera vez en los EE.UU un médico es acusado por mutilación genital femenina Estados Unidos 

Por primera vez en los EE.UU un médico es acusado por mutilación genital femenina

Corresponsal/Sara Escobar

Más de dos décadas después, Harry Reid es hostigado por el recuerdo de un video que un activista le pidió que mirara. En él, un grupo de hombres tomaban a una niña enfundada en un vestido blanco durante una celebración en Egipto, abrían sus piernas y sacaban un instrumento de corte; la sangre se acumulaba debajo de la pequeña.

“Todavía lo veo en mi mente, ahora mismo”, afirmó Reid, de 77 años de edad. Por entonces, como senador estadounidense en su segundo mandato, quedó tan horrorizado por las imágenes que emprendió una lucha contra la mutilación genital femenina y redactó una ley para penalizarla.

Mientras que las autoridades sanitarias internacionales sostienen que el ritual se ha practicado en más de 200 millones de niñas, principalmente en África, Oriente Medio y Asia, la ley de los Estados Unidos -de 1996- fue en gran parte simbólica, hasta ahora.

Las autoridades federales acusaron a la Dra. Jumana Nagarwala, una médica de emergencia residente en Detroit, de practicar la mutilación genital en dos niñas de siete años de edad, en una clínica médica de Livonia, Michigan.

Acusada por mutilación genital femenina, transporte con intención de participar en actividades sexuales delictivas y falso testimonio ante un oficial federal, la médica se enfrenta a una sentencia máxima de cadena perpetua en caso de ser condenada por todos los cargos. A las pequeñas se les dijo que viajarían desde Minnesota a Detroit para un “viaje especial” de niñas, según una declaración judicial. Después de llegar a un hotel, las chicas fueron llevadas al médico “para eliminar los gérmenes” porque “nos dolía el estómago”. Ambas pequeñas relataron a las autoridades que se les prohibió hablar del procedimiento. Una de ellas relató que le entregaron una toalla femenina para usar en su ropa interior, mientras que la otra contó que apenas podía caminar y que el dolor se extendía hasta su rodilla. Los padres de la segunda víctima declararon a las autoridades que llevaron a su hija a Nagarwala para “limpiar” la piel extra.

Las autoridades dijeron que otras niñas podrían también haber sido víctimas de esta médica entre 2005 y 2007. Nagarwala, ciudadana estadounidense nacida en Washington, negó haber realizado esa práctica y afirmó ante un funcionario federal durante una entrevista voluntaria que sabía que era un acto ilegal. Así lo expresan los documentos judiciales.

Foto: Google

Related posts

Leave a Comment

         ¡Suscribete y recibe!

Ingresa tu email y compartamos juntos,