You are here
La Voz de la Diáspora: salvadoreños empresarios en el exterior El Salvador Salvadoreños en el exterior 

La Voz de la Diáspora: salvadoreños empresarios en el exterior

Elmer Arias es un empresario salvadoreño en Washington D.C., llegó a los Estados Unidos en el año de 1980, para él fue una decisión muy complicada ya que se dedicaba únicamente a estudiar y a jugar fútbol, llegando al país norteamericano optó por trabajar en restaurantes lavando platos y haciendo la limpieza, cabe destacar que los salvadoreños se reconocen por ser aguerridos y demostrando día con día las cualidades que les hace ser únicos en el mundo.

Luego de trabajar en materia de restaurantes, Elmer aprendió actividades de bartender, camarero, manager y en 1995 decidió abrir su propio restaurante en Springfield, Virginia para vender comida latinoamericana, pero con más fuerza la gastronomía salvadoreña, después, en 1999 dio apertura a su segundo restaurante con el nombre de Rio Bravo y a partir de ello, inició a trabajar con las comunidades de salvadoreños en desarrollar eventos para recaudar fondos que propiciaran proyectos de ayuda a sus municipios de origen .

Según Elmer Arias, el sector de la construcción ha tenido un gran realce por parte de los salvadoreños, otros de los rubros en los que compatriotas han destacado son: restaurantes, supermercados, talleres mecánicos, bienes y raíces, siendo este último el que ha sufrido una disminución en cuanto a productividad.

El restaurante Rio Bravo se convirtió en el centro de la política ya que se desarrollaban actividades con relación a este sector, algunos de los salvadoreños son muy influyentes en el área metropolitana en materia de política y el simple hecho de tener hijos profesionales, les permite involucrarse en temas políticos.

En materia de deporte, Elmer Arias, desarrollaba actividades con equipos deportivos, inició a organizarse en comunidades para poder apoyar a sus pueblos de origen y convirtió una liga de futbol en semiprofesional donde asistían de cuatro mil a cinco mil personas a presenciar los diferentes partidos.

Hace dos años y medio se retiró de esta liga e inició un nuevo proyecto en el cual involucró a los departamentos de San Miguel y San Juan, Sonsonate, en esta iniciativa contó con el apoyo de otros empresarios donde colaboran con escuelas de fútbol a nivel de niños.

El Programa Manos Unidas, inició en conjunto con el Banco Agrícola y se trabaja con escuelas públicas, este es un programa muy reconocido en El Salvador, FUPEC es la fundación que ejecuta los proyectos con más de 400 escuelas a nivel nacional, donde se buscan potenciar; centro de computación, laboratorios, bibliotecas, salones de usos múltiples y canchas de fútbol, con una inversión arriba de los 5 millones de dólares, beneficiando a más de 200 mil jóvenes a nivel nacional.

Related posts

Leave a Comment

         ¡Suscribete y recibe!

Ingresa tu email y compartamos juntos,