You are here
Café de Don Pedro “un legado familiar” El Salvador Entrevista 

Café de Don Pedro “un legado familiar”

Un negocio de 59 años cien por ciento salvadoreño, fundado por Pedro Dalmau; junto a su esposa emprendió la aventura de “un restaurante novedoso” los tiempos eran diferentes y la cultura de los salvadoreños era distinta, no era bien visto que una señorita compartiera mesa con caballeros y mucho menos beber cerveza, entonces la comida se servía en grandes azafates y se les llevada a los vehículos de los clientes.

“Quien no conoce el café de Don Pedro no conoce el Salvador” nos dice Pedro Dalmau nieto, quien actualmente es el administrador del restaurante.

Esta cafetería se ha ido renovando y actualizando conforme van los tiempos, fue el primer restaurante que trajo a el salvador el concepto de “Sport bar” también Dalmau nieto fue el pionero de “balde cervecero” un concepto totalmente novedoso años atrás.

Este restaurante durante 59 años ha deleitado el paladar de los salvadoreños con un menú bastante amplio, con un concepto familiar y también de vida nocturna, Café de Don Pedro Rooselvet es 24 horas, en la noche reciben a muchos clientes que comparten entre familia y amigos.

Los tiempos cambian y una de las prioridades de Pedro Dalmau es ir renovando el concepto con las nuevas generaciones, ofrecer un estilo novedoso y de acuerdo a los tiempos, menciona Pedro.

“No es fácil, es a base de trabajo que se ha construido esto, debemos agradecerles a nuestros empleados que son el pilar de nuestro negocio, nuestras meseras y cocineros/as su fidelidad y dedicación al trabajo ha sido una de las claves fundamentales del éxito de este restaurante” nos dice Pedro Dalmau.

Ha recibido diferentes premios entre ellos uno de los más importantes “Premio Nacional de Turismo” de igual manera premios de gastronomía nacional, han sido muchos éxitos que han galardonado al Café de Don Pedro, una satisfacción para todo el equipo del restaurante.

53 empleados forman parte del gran equipo “si usted quiere felicitar a alguien por el éxito del restaurante, felicite a las cocineras y meseras ellas son las que se merecen el reconocimiento” con una gran sonrisa le dice Pedro al periódico día a día.

“Otra de las claves fundamentales para hacer que un negocio funcione es tener el don de servicio, si se tiene ese don se tiene el éxito nosotros hemos tratado de mantener eso, nos debemos a nuestros clientes quienes han sido fieles con este negocio”.

En el restaurante nos encontramos con meseras muy amables y sonrientes que han trabajado por muchos años en el lugar, entre ellas encontramos a Josefina Quintanilla, una mujer que ha trabajado por más de 30 años en El Café de Don Pedro, fue su primer y único empleo.

Tiene muchas anécdotas que le ha dejado su trabajo como mesera, conocido muchas personas, y sobre todo una gran experiencia, ella nos cuenta que gracias a su empleo ella pudo sacar a delante a su hija, ha visto todas las evoluciones del restaurante.

“Lo que más me gusta de mi trabajo es la calidad de seres humanos que tengo de jefes, me dieron la oportunidad de trabajar y desarrollarme, aprender, en este restaurante yo eh conocido a muchísimas personas, artistas, empresarios, personas importantes del país”

“Aquí vienen tantas personas a las que uno atiente, eh visto familias crecer, hace años vino una pareja de novios, ahora vienen ya como esposos con sus hijos y yo eh visto historias similares, personas que por años han sido nuestros clientes, porque aquí nuestro menú es bien variado hay comida hasta para los gustos más exigentes”.

La calidad de servicio, la atención personalizada y la comida deliciosa, precios razonables y su solicitado “refresco de ensalada” “el merecumbe” y el famoso “gallo en chicha” son los platos más solicitados por los clientes con los paladares mas exigentes.

Cuentan con dos menús, uno 24 horas y otro de desayunos, en las noches es un ambiente más relajado para departir entre adultos, compartir cervezas, cantar y bailar, en un ambiente seguro y limpio.

Sin duda alguna un legado familiar y un restaurante con la tradición salvadoreña, familiar, con empleados trabajadores que día con día se esfuerzan para brindar el mejor servicio a los clientes, destacado entre las personas que han crecido con El café Don Pedro, de pequeños lo visitaban con sus padres y ahora en día lo siguen prefiriendo y lo visitan con sus hijos.

Una de las mayores satisfacciones que tiene en restaurante es la aceptación por los salvadoreños como el Café Don Pedro está presente en las mentes y corazones de los salvadoreños, muchos que han emigrado hace años y tienen la oportunidad de viajar de nuevo a su país El Salvador, nos visitan y recuerdan las buenas épocas de su juventud” nos dice Pedro Dalmau.

Related posts

Leave a Comment

         ¡Suscribete y recibe!

Ingresa tu email y compartamos juntos,