You are here
El verdadero Santa Claus Internacional 

El verdadero Santa Claus

La historia del surgimiento de Santa Claus es mítica y se inspira en la figura del obispo cristiano Nicolás de Bari, quien vivió en el siglo IV en Anatolia, Turquía, y que a la fecha posee más de dos mil templos en tributo a él en el mundo.

San Nicolás nació en el año 310 después de Cristo, era hijo de una familia acomodada, pero él se destacó por su sencillez, humildad y servicio hacia los demás. A una edad muy temprana Bari quedó huérfano y heredó la inmensa fortuna de sus padres, la cual repartió entre los más necesitados.

Posteriormente, se encomendó a la religión para ordenarse como sacerdote, y se caracterizó por no perder el sentido del humor y su alegría especialmente al hablar sobre el nacimiento de Jesús.

En esa época el emperador decretó persecución contra los cristianos, y en una de las persecuciones Nicolás fue encarcelado por casi 30 años. Al convertirse al cristianismo el emperador de Roma, Constantino, el Obispo Nicolás fue liberado.

Anciano, con un aspecto diferente, pelo largo y la barba blanca, convencido que era el único creyente que quedaba, regresó a su ciudad dispuesto a empezar otra vez la Iglesia de Cristo, pero al llegar al lugar observó la catedral que había sido reconstruida y en ella los cristianos entonaban el cántico AdestaeFidelis, ya que estaban celebrando la fiesta de Navidad,  y es por eso que se le atribuye la relación de Navidad con la llegada de San Nicolás.

La historia cuenta que Nicolás entraba por una ventana y ponía una la bolsa con monedas de oro dentro de los calcetines de las niñas, que colgaban  sobre la chimenea para secarlos.

SANTA CLAUS

Los registros indican que la transformación ocurrió en el año 1624. Según consigna la BBC, “fue en el siglo XVII cuando la imagen de Santa Claus llegó a Estados Unidos procedente Holanda,-país en el que se venera a Sinterklaas o San Nicolás, un personaje que trae regalos a los niños el  de diciembre.

Tiempo después, el escritor Washington Irving deformó el nombre del santo holandés Sinterklaas a la pronunciación Santa Claus, lo cual se considera como el nacimiento del nombre.

En 1863 Santa Claus adopta su nuevo semblante gracias a Thomas Nast, quien diseñó al personaje para sus tiras navideñas en Harpers Weekly. Sus vestimentas nuevas tendrían influencia de los obispos de antaño y sin relación con San Nicolás de Bari.

Related posts

Leave a Comment

         ¡Suscribete y recibe!

Ingresa tu email y compartamos juntos,