Varias organizaciones de justicia social, cámaras de negocios y hasta activistas veteranos, unieron esfuerzos para detener la aprobación de la Proposición 10, una “iniciativa defectuosa” en la boleta de noviembre, según ellos, porque dañaría a los propietarios e inquilinos y empeoraría la crisis de vivienda.
La referida proposición “permite a los propietarios corporativos adinerados convertir apartamentos en condominios y alquileres de vacaciones a corto plazo”, De acuerdo con Alice Huffman, presidente de la Conferencia Estatal de California de la NAACP.
La coalición presentó su argumento electoral oponiéndose a la Proposición 10 ante el Secretario de Estado de California, citando una serie de fallas que perjudicaría a inquilinos, propietarios y comunidades de color y de bajos recursos.
Si la medida obtiene la mayoría de votos a favor, esta “aumentará el costo del alquiler y hará aún más difícil encontrar viviendas asequibles. La Proposición 10 es todo menos accesible para los californianos”. Asegura Huffman.
De acuerdo con un análisis de la iniciativa del analista legislativo no partidista de California, los propietarios de viviendas de alquiler, según la Proposición 10, tienen más probabilidades de convertir sus propiedades a condominios u otras formas de propiedad, resultando en un menor número de casas disponibles para rentar.
En resumen, enfatizan los activistas, la Proposición 10 deroga las protecciones que los propietarios han disfrutado por más de 20 años.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *