Autoridades de salud alertaron de que un segundo brote de tifus trasmitido por pulgas se ha detectado en el condado de Los Ángeles, lo que obligó a aumentar la advertencias por el posible contagio.

Los nuevos casos detectados al sur de Los Ángeles elevaron a 63 el número de diagnósticos reportados en 2018 en la ciudad.

A comienzos de mes el Departamento de Salud Pública del Condado de Los Ángeles (LAC DPH) advirtió que los contagios de tifus en el área han empeorado en los últimos años, casi duplicándose.

El primer brote grande de este año se detectó en el centro de la ciudad, donde al menos nueve de los casos ocurrieron en una zona donde se concentran las personas desamparadas.

La preocupación de la propagación aumentó después que se conociera el segundo brote que se dio a unas 9 millas del primero.

El otro problema que enfrentan las autoridades de salud es que el diagnóstico de esta enfermedad transmitida por pulgas suele ser difícil, especialmente en la primera etapa.

El tifus causa fiebre, dolores corporales, dolor de estómago y una erupción.

En 2008 en California tan solo se reportaron cinco casos en todo el estado, comparados con 79 casos reportados en lo que va del año, según el Departamento de Salud Pública.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *