Ediciones especiales Salud 

Asperger, el mundo visto de manera distinta

Qué tendrían en común el magnate tecnológico Bill Gates, la cantante británica Susan Boyle o el director de cine Tim Burton? Pues además de fama, los tres han reconocido que padecen el síndrome de Asperger, un trastorno del “espectro autista”, que según algunos medios internacionales también padecen el jugador Lio Messi y el actor Keanu Reeves.

El Asperger entonces es un tipo de autismo. “Uno de un grupo distintivo de afecciones neurológicas caracterizadas por un mayor o menor impedimento en las habilidades del lenguaje y la comunicación, al igual que patrones repetitivos o restringidos de pensamiento y comportamiento”, según describe el  Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, de los Estados Unidos, NINDS, por sus siglas en inglés.

Quienes lo padecen presentan características como por ejemplo obsesionarse con un objeto en particular, rutinas o rituales repetitivos; peculiaridades en el habla y el lenguaje, como hablar de manera demasiado formal o monótona, o bien tomar las figuras retóricas literalmente.

De la misma manera, explica el NINDS, tienen un comportamiento social y emocional inadecuado y son incapaces de interactuar exitosamente con los demás. También tienen problemas con la comunicación no verbal, inclusive el uso restringido de gestos, pocas expresiones faciales o una mirada peculiar y rígida.

Por otro lado sus movimientos motores son torpes y no coordinados, y les resulta difícil comprender el lenguaje corporal de otras personas.

Igualmente pueden mostrar una sensibilidad inusual a los estímulos sensoriales. Para el caso, les puede molestar una luz que ninguna otra persona nota; en cuanto a los ruidos tal vez se cubran los oídos para evitar sonidos del ambiente o quizás prefieran usar ropa hecha de un tejido determinado.

Signos y síntomas

De acuerdo con kidshealth.org, los signos del Asperger pueden parecerse a los de otros trastornos del comportamiento, e indica que incluso a muchos niños se les diagnostica con trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD) antes del síndrome de Asperger.

Por ello los signos a vigilar son:

Interacciones sociales mínimas o inadecuadas, conversaciones que casi siempre tratan sobre sí mismos en lugar de los demás, lenguaje “cifrado”, “robótico” o repetitivo, falta de sentido común, problemas para leer, escribir y para la matemática, obsesiones con temas complejos, como ciertos patrones visuales o musicales.

También pueden presentar capacidades cognitivas no verbales normales o por debajo de la media, aunque sus capacidades cognitivas verbales suelen ser normales o superiores a la media, movimientos, comportamientos y gestos extraños.

Según el NINDS, los padres generalmente sienten que hay algo inusual respecto a su hijo cuando llegan a su segundo o tercer año de vida; ya que algunos niños pueden exhibir síntomas en la infancia.

A diferencia de los niños con autismo, los niños con  Asperger mantienen sus habilidades tempranas de lenguaje.  Sin embargo, los retrasos de desarrollo motor, como gatear o caminar tardíamente, y torpeza, a veces son el primer indicador del trastorno.

Por tratarse de un síndrome, el Asperger es un trastorno que afecta de por vida a la persona. Es decir que a diferencia de las enfermedades que se tratan con medicamentos y se curan, con este no ocurre lo mismo. Este se trata con terapias, entrenamientos  y medicamentos, desde luego prescritos por un profesional.

La NINDS indica que con un tratamiento eficaz, los niños pueden aprender a lidiar con sus discapacidades, pero aún pueden encontrar que las situaciones sociales y las relaciones personales exigen gran esfuerzo. “Muchos adultos con el síndrome son capaces de trabajar exitosamente en trabajos establecidos, aunque pueden continuar necesitando aliento y apoyo moral para mantener una vida independiente”, explica la entidad.

En la actualidad

En los casos de Asperger, con frecuencia, no existen retrasos evidentes en el desarrollo cognitivo. De hecho los niños podrían tener problemas para prestar atención y organizarse, o ser muy buenos en algunas áreas y deficientes en otras, “pero suelen tener una inteligencia media o superior a la media”, según kidshealth.org.

Respecto a esto último, en los últimos años, según el sitio español elconfidencial.com, quien padece este síndrome con frecuencia ha sido catalogado como una persona rara, que no tiene mayor interacción social y que al final resulta un superdotado. Afirman que esto ha sido obra de la televisión, el cine y la radio, entre otros.

Sobre el particular, familiares y profesionales han pedido que se deje de relacionar Asperger y genialidad en los medios de comunicación. Esto porque “no todos los que lo sufren disponen de grandes aptitudes” y que el hecho de que personajes famosos lo sufran “no ayuda a normalizar el trastorno”.

Ante dudas debes consultar a un especialista.

Related posts

Leave a Comment