Un estudio publicado por Urban Institute sobre el impacto de la “carga pública” concluyó que un número significativo de niños inmigrantes podrían perder su seguro de salud, debido al temor y la confusión que esta causando la propuesta en los padres.

El 10 de diciembre es cuando termine el periodo en que la propuesta impulsada por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) reciba comentarios públicos, tras lo cual llegará un tiempo para ajustar el proyecto y que la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) lo ponga en marcha.

El plan propuesto en octubre penalizaría a los inmigrantes legales por usar la ayuda del gobierno, incluso cuando califican para ello, como Medicaid, cupones de alimentos y subsidios de vivienda, lo cual hará más difícil para los extranjeros obtengan su Residencia Legal Permanente.

Desde que fue propuesta, la cantidad de niños sin seguro aumentó por primera vez en esta década, según el estudio del Urban Institute, 6.8 millones de niños en Medicaid o CHIP (la salud de los niños Programa de seguro) son ciudadanos pero tienen padres no ciudadanos.

Aunque estos infantes no se verían directamente afectados por esta regla, el estudio del Urban Institute señala que “los cambios en las políticas pueden tener amplios efectos escalofriantes”, los cuales “llevan a las familias inmigrantes a no optar por los beneficios públicos y evitar interacciones con las autoridades gubernamentales”.

“A nivel nacional, 6.8 millones de niños estadounidenses que viven con padres no ciudadanos se inscribieron en Medicaid / CHIP en 2016. Los niños ciudadanos con padres no ciudadanos representaban a uno de cada cinco niños inscritos en Medicaid / CHIP”, indica el reporte.

La mayor parte de los pequeños con padres no ciudadanos se ubican en California con un total de 1.9 millones, le sigue Texas con 1.1 millones y New York con 500,000.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *