Nicaragua 

CIDH y Oacnudh condenan la continua violencia en el Nicaragua

Organismos internacionales reaccionaron ante los nuevos hechos de violencia en Nicaragua, en esta ocasión con agresiones en contra de sacerdotes de la Iglesia Católica en Managua.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina Regional para América Central del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) condenaron “enérgicamente” la continua violencia en diferentes zonas del país vecino.

La Arquidiócesis de Managua denunció que paramilitares y simpatizantes del Gobierno de Daniel Ortega agredieron física y verbalmente a obispos y sacerdotes. Los religiosos realizaban una visita en Carazo al sur de la capital.

“Condenable y repudiable el hecho cobarde de agredir a obispos, al nuncio y sacerdotes por personas afines del gobierno y paramilitares”, expresó la Arquidiócesis de Managua en un comunicado. Se dio alrededor del mediodía en la Basílica Menor de San Sebastián de la ciudad de Diriamba.

Entre los afectados se encuentran el arzobispo de Managua el cardenal Leopoldo Brenes; el obispo Auxiliar de Managua Silvio Báez; y el nuncio Apostólico Waldemar Somertag.

Este fin de semana se estima que murieron alrededor de 20 personas fallecidas, entre ellas al menos 2 policías y decenas de heridos. “Condenamos asimismo la estigmatización y persecución de personas defensoras de derechos humanos y otros actores en el proceso de Diálogo Nacional”, señalaron esos entes de la ONU.

Los organismos reclamaron que el Estado debe “garantizar la seguridad, el derecho a la vida y el ejercicio de los derechos humanos de toda la población”. Por eso reclamaron que las fuerzas de seguridad deben ajustarse al uso razonable y proporcional de la fuerza.

“Asimismo, la CIDH y la Oficina Regional del Alto Comisionado reiteran el llamado al desmantelamiento urgente de los elementos armados pro-gubernamentales“, detallaron en el comunicado.

Los sacerdotes fueron agredidos por al menos 100 personas, quienes los insultaron, amenazaron y golpearon. Varios periodistas presentes también sufrieron agresiones, incluyendo golpes y robo de su equipo.

“Alertamos que las y los integrantes de la Iglesia Católica han sufrido una campaña de estigmatización por sus labores de protección a la integridad física de las personas manifestantes y por su fundamental rol en la mediación del Diálogo Nacional para el deseable alcance de una solución pacífica a la grave crisis de derechos humanos que vive el país”, señaló la Corte.

Las organizaciones aseguraron que seguirán acompañando las labores de la Comisión de Verificación y Seguridad del Diálogo Nacional.

Related posts

Leave a Comment