Miscelaneas Salud 

Cómo combatir la mala influencia de los amigos de tu hijo

“Dime con quién andas, y te diré quién eres”, dice el dicho. Nuestros hijos, además de la crianza en casa y el contacto con su entorno familiar, comienzan a relacionarse con sus pares en la escuela, y no todos pueden ser una buena influencia. ¿Cómo logramos los padres que nuestros hijos no copien los malos hábitos y comportamientos de sus compañeros?

“Lo trajo de la escuela”, suelen decir algunos padres cuando ven algún comportamiento indeseado en su hijo. Si antes no empujaba y ahora lo hace, si le roba los juguetes a su hermana de forma violenta, si dice alguna grosería, o si contesta de mala forma. Pueden tratarse de comportamientos que está viendo en sus pares, en el kinder o la escula, y los trae a casa para experimentar sus consecuencias.

De acuerdo al sitio Fatherly, la entrenadora de padres Joani Geltman dice que los niños en edad preescolar solo están tratando de descubrir cómo obtener lo que quieren. Entonces, cuando se encuentran con un niño que es una mala influencia, copiarán sus tácticas para llegar a lo que quieren, lo que se traducirá en malos comportamientos. El niño que antes era tranquilo, ahora usará tácticas que ha visto en sus compañeritos para triunfar en lo que persigue. Según la especialista, los niños no tienen el poder del cerebro ni la experiencia de la vida para decir que esto es malo y que no deberíamos hacerlo, y que en su mundo todo es “recompensa y castigo”.

Calma y comprensión
Lo primero que haríamos como padre ante un mal comportamiento de nuestro hijo traído de la escuela, será regañarlo por lo sucedido, o en algunos casos castigarlo. Sin embargo, lo primero que debemos hacer es mantener la calma y recordar que es un comportamiento que ha copiado a alguien para tratar de conseguir lo que quiere. Luego entonces, y según las palabras de Elaine Glickman, una autora dedicada a dar consejos a los padres, “desasociar el mal comportamiento del niño”, es decir, entender que lo que está sucediendo es producto de algo que vio en sus compañeros.

En vez de reprender directamente al niño por lo que ha hecho, los padres deberíamos mostrarle otras formas por las que puede acceder a lo que busca. No se trata de decirle al niño que es “un mal niño”, sino en mostrarle las distintas opciones que tiene y elegir las correcta. En el momento que veas en que tu hijo da un empujón a su hermana para quitarle la bicicleta es correcto explicarle que “esa elección no es amable ni correcta” en vez de decirle directamente que es un niño malo.

Related posts

Leave a Comment