Ediciones especiales 

Consejos para Minimizar los Riesgos Financieros en tu Empresa

En muchas ocasiones los problemas financieros que enfrentan las empresas podrían haberse evitado si se hubieran tomado en cuenta lecciones básicas de administración para evitar o minimizar los riesgos financieros.

Una de estas lecciones básicas es saber cómo encarar los problemas económicos que puede generar la inversión de capital de alto riesgo, pero para empezar tenemos que definir que es un riesgo financiero.

¿Qué es un riesgo financiero?

El Riesgo financiero es la probabilidad de un evento adverso y sus consecuencias. El riesgo financiero se refiere a la probabilidad de ocurrencia de un evento que tenga consecuencias financieras negativas para una organización.

  1. No Pagar Impuestos

Gonzalo Abascal, especialista en proceso de negocios, destaca que uno de los principales problemas entre los emprendedores hoy en día es que buscan “ahorrarse dinero” y lo que logran es un quebranto financiero, este es uno de los principales tipos de riesgos financieros.

Él comenta lo siguiente: “Como al principio todo es supervivencia, la lógica (del emprendedor) es ‘paguemos lo menos posible de impuestos’, y un año o más eres muy feliz, pero hay un momento en el que descubres que tu “estrategia fiscal” te limita en tu capacidad para tener un crédito”.

Uno de los factores que contribuye a esta situación es el desconociendo de útiles aliados como los proveedores de facturación electrónica los cuales facilitan el cumplimiento de las obligaciones fiscales, en este sentido te recomiendo que busques empresas que te permitan probar la calidad de su servicio.

  1. Planea (y Vuelve a Planear) Antes de Invertir tu Capital

Una de las formas que podemos emplear para reducir el riesgo financiero es haciendo un análisis financiero, es decir, estudiar a profundidad el proyecto en el que vamos a invertir nuestro capital, midiendo su rentabilidad, o sus ganancias esperadas.

Esta forma de reducir riesgos se lleva a cabo mediante una buena diversificación de nuestra cartera de negocios, combinando negocios que sabemos que son de alto riesgo, con otros de menor riesgo, o con el mínimo riesgo. Así, aunque perdamos todo el capital invertido en un sector de la cartera, siempre dispondremos de otros con los que podremos continuar en el mercado.

  1. Transfiere los Riesgos (o mejor dicho “Suelta la Papa Caliente”)

Si pretendemos evitar el riesgo, es necesario no exponerse en exceso, por eso es importante disponer de recursos propios con los que podamos cubrir posibles pérdidas.

Realizar una transferencia de riesgo, nos permite pasar nuestro riesgo a un tercero, lo cual puede hacerse por medio de una venta de activos en riesgo o a través de la adquisición de una póliza de seguros.

No olvidemos que el riesgo financiero siempre traerá incertidumbre a un inversionista y más cuando aporta sus recursos y no tiene seguridad sobre la cantidad que obtendrá al final. Debido a esto, “Soltar la Papa Caliente”, o transferir los riesgos siempre será una buena opción.

  1. Descubre Cuanto Puedes Soportar

Al momento de realizar alguna inversión de recursos, debemos considerar y evaluar nuestro nivel de tolerancia al riesgo, en otras palabras, debemos invertir nuestro dinero en función de que cantidad podemos arriesgarnos a perder en caso de un problema.

Es un hecho que los riesgos financieros no se pueden eliminar; sin embargo, se pueden minimizar, y existen diversas formas para manejarlos, que pueden aplicarse de manera individual o en forma combinada, de acuerdo con el tipo de inversión que se trate, todo con el fin de poder soportar una situación complicada:

  • Evitar: Debemos mantener un nivel de endeudamiento al margen de nuestras posibilidades, evitando incrementar o sobrepasar nuestra capacidad de deuda.
  • Reservar: Debemos apartar los excedentes de efectivo que nos servirán para hacer frente ante alguna pérdida originada al realizar una inversión; estas reservas se pueden obtener de ganancias de periodos anteriores.
  • Diversificar: Se refiere a la asignación de la inversión entre diversos activos financieros para reducir el riesgo.
  1. El que No Anuncia, No Vende

Otra manera para evitar al máximo los riesgos financieros es establecer planes de mercadotecnia que nos ayuden a asegurar un nivel de ventas esperado, disminuyendo así el grado de exposición al riesgo.

El plan de mercadotecnia proporciona una visión clara del objetivo final y de lo que se quiere conseguir en el camino hacia la meta, a la vez informa con detalle de la situación y posicionamiento en los que nos encontramos, marcándonos las etapas que se han de cubrir para su consecución.

Los rápidos cambios que se producen en el mercado y la llegada de las nuevas tecnologías están facilitando a las empresas la creación de estas estrategias para fortalecer su marca y así evitar que el capital invertido corra riesgos de perderse.

 

Related posts

Leave a Comment