Economia y negocios Empresarial 

Construyen el primer edificio residencial verde de El Salvador

Torre Limón será el primer proyecto residencial considerado “verde” y sostenible de El Salvador, asegura Inverdisa, el brazo inmobiliario de la Constructora Disa, una empresa salvadoreña con más de 30 años de trayectoria en el sector de la construcción.

Este sistema de construcción ya ha sido aplicado en edificios corporativos del país, pero no así en residenciales, sostiene la gerente de desarrollo inmobiliario de Inverdisa, Mayra Díaz.

El proyecto se ejecuta en un terreno 2,097 metros cuadrados sobre la 9 a. Calle Poniente, en la Colonia Escalón, a pocas cuadras de la Torre Futura. La inversión es de 11 millones de dólares.

¿Pero, cuáles son los componentes que hacen de Torre Limón un proyecto residencial verde o sostenible? Según Díaz son varias las razones, entre éstas, la implementación de sistemas de eficiencia energética e hidráulica.

En cuanto a la eficiencia energética, explicó que el edificio tendrá paneles solares en una parte de la azotea para abastecer la energía de las áreas comunes. Serán 80 metros cuadrados de paneles solares con una capacidad de generación de 15 kilovatios (kW) de energía.

Toda la torre tendrá luminarias LED y ventanas con vidrios de aislamiento térmico que disminuirán el uso de aire acondicionado.

Sobre la eficiencia hidráulica, destacó que que el edificio tendrá cisternas para la captación de agua lluvia y la que emplean los aires acondicionados-, la cual será reutilizada en el riego de las áreas verdes.

La torre tendrá 9 niveles y 56 apartamentos con precios de entre 190,000 y 220,000 dólares, y espacios que van desde los 127 hasta los 144 metros cuadrados. Del total de niveles, dos serán de sótano para vehículos y bicicletas.

“Estamos tratando de generar una cultura nueva, marcando así un precedente en la construcción del país, la cual esperamos tome un giro hacia la sostenibilidad, que es satisfacer las necesidades del presente sin perjudicar las futuras”, afirmó.

Precisamente por ello, algunos componentes del edificio facilitarán ese interactuar entre los residentes y la naturaleza.

En la terraza, por ejemplo, habrá una zona para huerta, en donde los vecinos podrán cultivar sus propias hortalizas.

Los muebles serán fabricados por artesanos salvadoreños. En todo el inmueble también se practicará la cultura del reciclaje.

Inverdisa informó que sellará la sostenibilidad del proyecto con la certificación: Leadership in Energy and Environmental Design (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental, otorgada por el Green Business Certification Institute -GBCI por sus siglas en inglés-).

La primera piedra de construcción será colocada en tres meses. El edificio estará listo a finales de 2019.

El proceso de certificación comenzó en la etapa de planificación del proyecto y concluirá con la recepción de la obra.

Related posts

Leave a Comment