El Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) de California será auditado, debido a demoras en atender al público, errores en el manejo del registro de votantes y “caídas” frecuentes en su base electrónica de datos, entre otros problemas que desesperan a los californianos.

El gobernador Jerry Brown ordenó la semana pasada esta auditoría que le costará al estado cerca de 800,000 dólares con el fin de evaluar “las funciones de información tecnológica y servicio al consumidor” del DMV, el informe final se espera para marzo de 2019.

“Como hemos discutido, los largos tiempos de espera en el DMV no reflejan los altos estándares de servicio que los californianos esperan de su gobierno estatal”, señaló Keely Bosler, directora del Departamento de Finanzas de California en una comunicación recientemente dirigida a la directora del DMV, Jean Shiomoto.

En cuanto a los tiempos de espera para atender al público en algunas oficinas, el DMV ha señalado que se debe en parte al proceso de cambio de las licencias de conducir por otras que cumplan los requisitos federales de identificación nacional.

Este mes la legislatura aprobó 17 millones de dólares en fondos adicionales para el DMV con el fin de contratar cerca de 230 nuevos empleados para acortar los tiempos de espera.

Igualmente, los sistemas de información del DMV han sufrido bloqueos y suspensiones frecuentes, la más reciente el pasado jueves, cuando 70 de las 172 oficinas que el departamento tiene en el estado quedaron fuera de la red durante varias horas.

Para agravar la situación, un reporte interno publicado en julio encontró irregularidades ocurridas entre los años entre 2014 y 2017 que supusieron un coste para el estado de más de 40,000 dólares.

Ahora que el gobierno estatal finalmente realizará la auditoría, el DMV asegura que cooperará plenamente el proceso.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *