El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza denunció en una carta obtenida que el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, transgredió las normas cuando fue a visitar un centro de detención de niños migrantes al cruzar la frontera a pie recientemente cerca de El Paso en Texas.
El alcalde negó el miércoles las acusaciones de que él y su escolta violaron normas migratorias tanto de Estados Unidos como de México. Las acusaciones “son totalmente ridículas”, dijo De Blasio en conversación con reporteros de The Associated Press,
De Blasio fue a un centro de reclusión de menores inmigrantes cerca del Paso Texas, pero se le impidió la entrada, fue entonces que cruzó la frontera hacia México y desde ahí regresó nuevamente a Estados Unidos para poder tener una vista mejor de la instalación.
De Blasio ha criticado fuertemente las políticas migratorias del gobierno de Donald Trump, fue ese el motivo por el que fue a visitar la frontera en Texas con varios otros alcaldes el 21 de junio, esto después de que Trump firmara una orden para descontinuar la política de separar a familias de inmigrantes.
Según la misiva, un oficial uniformado de la Patrulla Fronteriza se percató del grupo en la llanura al sur de Tornillo, en Texas, que estaba tomándole fotos a la instalación, fue entonces que el agente les preguntó si estaban con alguien que autorizara su estancia en el lugar y un ispector de la policía de New York respondió que no cuando preguntó cómo habían llegado ahí, el grupo señaló hacia México.
El agente les dijo que habían cruzado la frontera ilegalmente y les pidió quedarse allí mientras él buscaba a un supervisor les dijo que fuera a un puesto oficial de cruce como lo indican las normas; pero estos se subieron a sus vehículos y se fueron a México, regresando a estados Unidos unas tres horas después. Afirma la carta.
De Blasio dijo que los agentes fronterizos aprobaron el cruce luego que su equipo de seguridad pidió poder entrar a territorio mexicano para que los alcaldes pudieran ver mejor la instalación. “Cuando estábamos allí, nos dijeron dónde estaba la línea limítrofe y la respetamos”, dijo de Blasio. “Las amenazas de la Administración Trump no lograrán callarme y no lograrán callar a los otros alcaldes, y no lograrán callar a todos los neoyorquinos y estadounidenses que quieran expresar sus opiniones”. Añadió
La carta fue enviada el 25 de junio por Aaron Hull, supervisor de la Patrulla Fronteriza en El Paso, al comisionado de la Policía de Nueva York, James O’Neill.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *