Ediciones especiales Social 

Este es el verdadero tiempo que las mujeres necesitan para recuperarse luego del parto

Hace unas semanas un grupo de señoras nos encontrábamos platicando sobre maternidad en un consultorio ginecológico y en algún momento me sorprendió lo positivo y lo bien que esas jóvenes madres lo están haciendo, de hecho, en un momento me sentí fuera de lugar pues, aunque yo ya críe 3 hijas (ahora adultas), mientras lo hice, no siempre fue fácil, pero me consoló mucho imaginar que eran otros tiempos y que ahora es mejor todo, más fácil o con mejores medios.

La plática se fue apagando mientras las señoras se iban yendo hasta que al final una joven madre se quedó y sin dudarlo me dijo directamente: “creo que yo no soy tan fuerte o tan inteligente como ellas, a mí no me va nada bien, todo ha sido muy complicado desde que mi bebé nació”. Luego llegó mi turno de entrar y la charla sincera con esa mujer se acabó.

Todo el camino a casa y durante la semana sus palabras me dieron vueltas en la cabeza pues pensaba en mi propia historia y de ahí que quiero compartirte esto:

La maternidad es un viaje muy largo de transformación donde te desconoces y te reencuentras una y otra vez pero siempre mejor que la última vez.

La primera gran y maravillosa transformación viene con el nacimiento de tu primer hijo

Una vez que todo salió bien con el nacimiento del bebé, regresas a casa y pasados unos tres meses, ya estás moviéndote y en activo como si nada hubiera pasado, vives para tu esposo y tu pequeño, tu pequeña familia es todo tu mundo. Algunas regresan a trabajar, otras tienen la fortuna de quedarse en casa, pero sin importar esto, comienzas a verte al espejo y ya no te conoces del todo, ya no eres la joven que se casó, ahora eres la madre primeriza y tu cuerpo a ratos te es ajeno y muy diferente a lo que solía ser.

Buscando en las redes, me encontré con Mamá Natural y me encantó esto: “la sociedad así como las propias mujeres, nos llevan a pensar que volveremos a ser las mismas en un promedio de 6 u 8 semanas después del parto”. Pero esa es una gran mentira.

La Dra Julie Wray, una investigadora de la Universidad de Salford en Inglaterra, hizo un estudio entre madres que vivían diferentes etapas del postparto y confirmó lo que ya muchas sabemos: recuperarte en 6 u 8 semanas es imposible, esto toma por lo menos un año.

Cuando se dice “recuperar” yo entiendo “transformarse”. Una mujer que tiene un bebé tarda un año completo y a veces un poquito más en transformarse y convertirse en una nueva mujer pues se cambia no solo en el cuerpo, sino en todo sentido, mental, físico, espiritual y hasta emocionalmente.

Y esta “transformación” como la de las mariposas, requiere tiempo y paciencia, especialmente departe tuya para ti misma.

Disfruta pacientemente el postparto

Muchas mujeres jóvenes sienten renovadas energías pronto y no guardan el debido descanso; se incorporan demasiado pronto al cuidado del bebé, dela casa e inclusive al trabajo, haciendo de lado el reposo que toda nueva madre requiere simplemente para que sus órganos se reacomoden.

Descansa, duerme, no te desesperes por la casa y afanes como ese, este tiempo es vital para ti y el bebé.

Lo que está sucediendo es muy importante, por eso debes hacerlo con calma

Cuando nos estresamos, comenzamos a producir un tipo de químicos diferentes que transmitimos a nuestro hijo y a nuestro entorno. Busca música agradable, aromas, muévete con calma y cuidado, transmite a tu pequeño paz, calma, seguridad y sobre todo, no corras, ten calma, guarda en tu mente estos preciados momentos porque no volverán.

Usa los permisos de maternidad

Si eres trabajadora y ya estás de regreso en funciones, busca en cuanto puedas aprovechar los beneficios que la ley o tu empresa te otorgan, los permisos para salir temprano, amamantar o inclusive extender las licencias de descanso. NO te arrepentirás.

Moldea tu mente antes que tu cuerpo

Otro error que las primerizas cometemos es buscar remedios instantáneos para bajar de peso, desaparecer la panza y recuperar la figura que tenías antes de embarazarte. No caigas en el error, de buscar lo que ahora es mejor. Procura trabajar en aceptar quien eres ahora y luego trabajo por ti y tu cuerpo. Ejercitarse no es malo, ¡es buenísimo! Lo mismo cuidar tu dieta, postura, verte bonita pero todo a su tiempo.

 

 

 

Related posts

Leave a Comment