El Salvador 

Fiscalía sigue indagando a Funes por “donativos” de $4.5 millones

Los primeros actos de corrupción en los que Mauricio Funes fue vinculado antes de llegar a la presidencia de la República están relacionados con los $1.5 millones que presuntamente recibió de la empresa brasileña Odebrecht, en 2008, y $3 millones más que le entregó, un año después, el empresario salvadoreño Nicolás Salume Barake.

La Fiscalía General ha confimado que mantiene abierta la investigación relacionada con este dinero que Funes habría utilizado para financiar la campaña que le permitió gobernar al país, entre 2009 y 2014.

Esta investigación es paralela a la que se le sigue al exmandatario por el Caso Saqueo, en la cual el Ministerio Público lo acusa de haber dirigido el desvío de $351 millones provenientes de fondos públicos hacia cuentas particulares; y de haber lavado más de $10 millones durante su administración.

Funes -quien está asilado en Nicaragua y contra quien hay una orden de captura- fue señalado por su exasesor de imagen, el brasileño Joao Santana y su esposa Mónica Moura, de participar en una trama de corrupción en la que la compañía Odebrecht pagó sobornos para “ganar” proyectos de infraestructura gubernamental en países latinoamericanos, entre ellos El Salvador.

Según las autoridades de aquel país, la exprimera dama y militante del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil desde los años 80, Vanda Pignato, habría mediado para conseguir los $1.5 millones que la contratista Odebrecht hizo a la campaña de Funes.

El dinero, según las investigaciones, fue pagado en 2008 por la compañía a través de la agencia de publicidad Polistepeque, propiedad de Santana, quien dirigió la campaña de Funes que al año siguiente hizo ganar la presidencia al FMLN.

Posteriormente, Polistepeque se hizo de otros contratos de publicidad de entidades gubernamentales. Desde junio de 2017, Santana y Moura cumplen una condena de siete años de prisión por el delito de lavado de dinero.

$3 millones y cinco versiones

Sobre la entrega de los $3 millones que Salume Barake hizo a Funes, el exmandatario dio cinco versiones.

En marzo de 2009, el entonces candidato presidencial dijo que tuvo que contraer un “préstamo” con el empresario para incrementar su presencia en los medios, pero reiteró que ninguno de los dos estaban obligados a explicar el origen de los fondos ni de qué forma de pago.

“(Salume) no está obligado a explicarle a nadie de dónde ha salido el dinero que él me prestó”, sostuvo Funes, en esa ocasión, en una entrevista televisiva. También negó que haya recibido el préstamo a cambio de favores para el empresario: “Yo no estoy ni hipotecando mi próxima gestión pública, ni hipotecando mis bienes”, dijo.

Related posts

Leave a Comment