Internacional 

Francisco, el Papa que posó con la camisa de la Selecta

Ciudad del Vaticano. Cada vez que el papa Francisco visita una cárcel durante sus viajes por los barrios marginales de todo el mundo o incluso en Roma, siempre dice a los reclusos que él también deberí­a estar detrás de las rejas. “¿Por qué están presos ustedes y no yo?”, les pregunta.

Esa identificación con el dolor ajeno y la facilidad con que se coloca en el lugar del otro le granjearon a Francisco admiradores en todos los rincones del globo y lo confirmaron como un abanderado de los pobres y los postergados.

Pero al cumplirse el martes el quinto aniversario de su pontificado, Francisco está siendo criticado por el tipo de causas que defiende y por las que ha ignorado. La situación de la mujer y los abusos sexuales de los curas encabezan la segunda lista y se está generando la sensación de que el primer papa latinoamericano de la historia es tal vez ví­ctima de expectativas poco realistas y de su propia cultura.

De todos modos, los primeros cinco años de Francisco han sido una vertiginosa presentación de un nuevo tipo de papa, que valora las comunicaciones directas más que la tecnologí­a y la misericordia más que la moral con el fin de hacer de la Iglesia un sito más acogedor para quienes se sienten excluidos.

En 2014, el papa mostró la camisa de la selección salvadoreña de fútbol a principios de septiembre en un encuentro con jóvenes salvadoreños para lanzar un programa de educación en línea.

Related posts

Leave a Comment