Los angeles 

Inquilinos desplazados tras incendio en Pico Rivera continúan sin hogar

Sentada en un cuarto de hotel y viendo como se apilaban sus recibos de comida y gastos personales, Luz Angarita no pudo contener las lágrimas al recordar que lo perdió todo cuando se incendió su hogar hace dos meses.

“Mi pasado, mi presente y mi futuro se quedaron ahí… es un sentimiento de como si alguien se me hubiera muerto”, dijo la mujer de origen mexicano.

Angarita fue una de docenas de inquilinos quienes el pasado 22 de febrero perdieron todas sus pertenencias tras el incendio en un complejo habitacional de cuatro edificios—propiedad de Corisca Apartment Homes—ubicado sobre la cuadra 9100 de la calle Burke en Pico Rivera.

Esta madre soltera de dos niños de 17 y 3 años, llevaba solamente tres meses viviendo en el complejo habitacional. Inicialmente, dijo, no podía creer lo que estaba pasando cuando vio el incendio al regresar de recoger a su hija de la escuela.

“Cuando intenté entrar a mi apartamento un bombero me dijo, ‘I’m sorry everything is gone’ (Lo siento, todo se ha perdido)… Yo estaba en shock. Duré tres días sin cambiarme de ropa”, dijo Angarita asegurando que no solo sus pertenencias personales se incendiaron sino también todo su equipo de trabajo.

“Yo hacía faciales y microdermoabrasión. Mis máquinas se quemaron”, dijo Angarita estimando que tan solo en ellas perdió unos 17,000 dólares. “El vestido de graduación de mi hija también se quemó. Ese me había costado 400 dólares”.

Sin embargo, su preocupación y enojo aumentaron al saber que casi dos meses después del incendio los dueños de la propiedad no han resuelto el problema de los inquilinos desplazados.

“Aquí en el hotel estamos como diez familias”, dijo Angarita asegurando que fueron casi forzados a hospedarse ahí porque ese es el hotel por el que paga Corisca desde hace unas semanas a los inquilinos. Pero solo tienen hasta el 31 de mayo.

El departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles dijo que la causa del siniestro estuvo “posiblemente” relacionada con el trabajo de plomería que se estaba realizando y descartaron la posibilidad de que fuera un acto criminal.

Los inquilinos no lo dudan.

Antes del incendio, aseguran varios inquilinos, tenían constantes problemas con la plomería. Y muestran fotos de pasillos inundados, de agua hedionda que se salía de los inodoros o que goteaba cerca de los cables de electricidad.

En un comunicado, la ciudad de Pico Rivera prometió trabajar con la empresa Corisca para proveer vales de estadía en hoteles para los residentes “todo el tiempo que sea necesario”.

El sitio de recaudación GoFundMe tiene dos cuentas abiertas, una por parte de Corisca y otra de la ciudad de Pico Rivera pidiendo fondos para ayudar a los damnificados. El 3 de abril el establecimiento de yogurt Menchie’s de Pico Rivera también llevó a cabo una recaudación de fondos.

Sin embargo, estos damnificados dicen que no han recibido ni un centavo de esta ayuda.

Jesse Aguilar, quien vivía con siete miembros de su familia en el primer piso dijo que tuvieron que arreglársela solos porque la compañía solo les ayudó una semana para la estadía.

“Nos tuvimos que ir a vivir con familiares porque no teníamos para pagar por hoteles”, dijo Aguilar quien después de un mes logró conseguir otra vivienda.

Angarita dijo que ella está hasta el tope con sus tarjetas de crédito. “A mí no me han reembolsado nada del dinero de la comida y debo más de 2,000 dólares de hotel [del mes de marzo]”, dijo Angarita.

La compañía les había prometido 50 dólares de comida por día por familia y 150 dólares de estadía de hotel por día.

Aguilar dijo que eso era una tontería porque su familia de ocho no hubiera podido sobrevivir con 50 dólares para tres comidas al día.

“Yo no se que están pensando ellos pero esto no está bien. A nosotros no nos dejan entrar a mi apartamento [en el primer piso] aunque fue dañado por el agua y no por el incendio”, dijo Aguilar asegurando que ha pasado y visto que el edificio está tapado solamente con un plástico haciéndolo vulnerable a saqueos.

“Y nos han dicho que algunos de los de seguridad se han metido adentro de los apartamentos”, dijo Aguilar. “Y a nosotros nos dicen que no podemos entrar porque es tóxico y hay asbestos”.

Debido a que ya han pasado dos meses y la compañía no se ha hecho responsable de las pérdidas monetarias se les aconseja a los inquilinos que tomen medidas legales, dijo Renee Vázquez, portavoz del departamento de asuntos del Consumidor del Condado de Los Ángeles.

“También se recomienda que si les dan para firmar contratos que no entienden, no los firmen”, dijo Vázquez.

La ciudad de Pico Rivera está en proceso de llevar a cabo una reunión para hablar con los damnificados, dijo Vázquez, pero todavía no hay una fecha pautada.

En un comunicado, el alcalde de Pico Rivera Gustavo Camacho dijo que la ciudad está consternada por la situación de las víctimas desplazadas.

“Desde el incidente inicial, nuestra intención ha sido proporcionar a estas víctimas la mayor cantidad de información y asistencia posible para ayudarles a recuperarse”, dijo el alcalde explicando que la ciudad ha referido a los inquilinos a organizaciones legales para recibir asistencia y presentar un reclamo civil contra el propietario.

“Finalmente, la Administración de Pequeños Negocios de los Estados Unidos (SBA) está ofreciendo a inquilinos afectados por el desastre préstamos a bajo interés para ayudarles a reemplazar su propiedad personal. El 5 de abril, la SBA comenzó a recibir solicitudes de préstamos en City Hall West y estará disponible allí para ello de lunes a viernes de 8 a.m. a 5 p.m. Todos los inquilinos desplazados han sido notificados por correo electrónico y por teléfono”, culmina el comunicado del alcalde.

Representantes de Corisca no respondieron a comentarios al cierre de este artículo.

Related posts

Leave a Comment