El Salvador 

JÓVENES DE NAHUIZALCO APRENDEN A ELABORAR CALDO BORDELÉS

Un grupo de 14 jóvenes del cantón Sisimitepe, en el municipio de Nahuizalco, departamento de Sonsonate, fue capacitado por técnicos de la agencia de extensión del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA) en Sonsonate, en la elaboración de caldo bordelés.
Esta enseñanza-aprendizaje es parte del proyecto Formación de huertos comunitarios de producción agrícola para mejorar la economía y la seguridad alimentaria de jóvenes y familias de escasos recursos, donde los involucrados están aprendiendo a cultivar hortalizas y a elaborar productos orgánicos como el caldo bordelés, un fungicida para la prevención de enfermedades en dichos cultivos.
Los cultivos a los que están apostándole dentro del huerto comunitario son: cilantro, pepino, rábano, apio y tomate, así como al cultivo de plátano variedad Cuerno Enano, los cuales, si son manejados adecuadamente, las cosechas son satisfactorias, de ahí la importancia de la asistencia técnica y capacitaciones que les brinda el CENTA.

El extensionista de la agencia, Raúl Monroy, mencionó la necesidad de que los jóvenes conocieran cómo elaborar el caldo bordelés y su aplicación en los cultivos, “porque este caldo sirve para prevenir el mal del talluelo, una de las enfermedades que más atacan a las hortalizas en las primeras fases de desarrollo de los cultivos de tomate, chile, cilantro, apio”, entre otros.Además, con esta práctica, “estamos minimizando costos en la producción de hortalizas, y preparando al joven para que tenga una opción más de trabajo”, señaló Monroy.

El técnico les enfatizó en que el caldo bordelés es solo un preventivo del mal del talluelo. Si la enfermedad ya se presentó, el caldo ya no funciona, porque no ejerce acción curativa.

Explicó que el caldo bordelés es fácil de elaborarlo.  Para obtener 10 litros de caldo se necesitan 4 onzas de cal, 2 onzas de boro, 10 litros de agua. Primero mezclar la cal con agua en un recipiente; en otro recipiente mezclar el boro con agua; luego en la solución de boro se agrega la solución de cal, mezclar ambas soluciones. Resultado: el caldo bordelés. De este caldo, utilizar un litro por bomba para aplicarlo a los cultivos.

Emely Viael Sánchez es la líder del grupo, quien se muestra agradecida por la nueva experiencia que están ejecutando con los huertos comunitarios, porque “hemos aprendido a preparar fungicidas y abonos orgánicos, a reconocer las enfermedades que más dañan a los cultivos; y lo mejor es que ya estamos viendo el producto del esfuerzo”.

Comenta que ya obtuvieron las primeras cosechas de rábanos, pepinos y cilantro, producto que han consumido en sus hogares y han vendido en la localidad y en el mercado del municipio.

La parcela donde se desarrolla el huerto comunitario es un área de 435 metros cuadrados, ubicada en la propiedad de la señora Demetria García, quien se ha sumado al esfuerzo de las instituciones involucradas en el proyecto.

Nahuizalco es uno de los 64 municipios inmersos en la promoción de los huertos comunitarios de producción agrícola, donde el CENTA coordina esfuerzos con los Comités Municipales para la prevención de la violencia

Related posts

Leave a Comment