Internacional 

La amenaza nuclear de Kim Jong-un toma cuerpo

Kim Jong-un al llegar al poder, en 2011, no podía provocar una detonación como las de Hiroshima o Nagasaki, y sus misiles no alcanzaban más de mil kilómetros. Los últimos ensayos balísticos ordenados por su padre, Kim Jong-il, fracasaron. Seis años después, y tras sustituir a muchos militares por otros más jóvenes con habilidades técnicas, Corea del Norte ha demostrado esta semana que sus proyectiles pueden alcanzar todo el territorio de su gran enemigo, EE UU.

Tras acabar 2016 con dos ensayos fallidos, el líder supremo aseguró este enero que pronto lograrían tener un misil intercontinental de alcance superior a los 5.500 kilómetros. El 4 de julio, el día de la Independencia de EE UU, Corea del Norte lo lanzó con éxito. La función principal de este tipo de misiles es poder liberar una carga nuclear a miles de kilómetros.

Algunos de los analistas consultados consideran que este ensayo demostró que Pyongyang ya puede dirigir una carga nuclear a EE UU, otros expertos creen que están a dos o tres años de su objetivo, ya que también se desconoce el alcance real que tendrían los misiles actuales si fueran cargados con una cabeza nuclear.

Si Kim Jong-un llegara a ordenar el lanzamiento de un misil balístico que incluyera una carga nuclear contra territorio estadounidense, las probabilidades de éxito serían muy remotas. “Washington lleva trabajando 13 años en un sistema de defensa ad hoc para la amenaza norcoreana”, explica por teléfono Patrick O’Reilly, un exgeneral estadounidense que dirigió la Agencia de Defensa de Misiles.

Los sistemas de defensa japonés y surcoreano están apuntando exclusivamente hacia territorio norcoreano, por lo que un misil que llegara desde el mar sería mucho más difícil de interceptar.

Related posts

Leave a Comment