La segunda tormenta de otoño, ha venido cargada de lluvia y nieve, lo que ha dejado una serie de daños a su paso en toda la zona de Los Ángeles, donde paralizó las carreteras y creó graves inundaciones.

Antes del mediodía, la zona de Grapevine, al norte de Los Ángeles, sobre la autopista 5, se volvió impasable ante una nevada que dejó un manto blanco sobre la vía, informó Caltrans.

En la conexión de la autopista 5 y la 101, en Sun Valley, la inundación de la carretera redujo el paso de los autos.

Las inundaciones también estuvieron a la orden del día en la zona costera, donde varios puntos de Pacific Coast Highway experimentaron derrumbes que cubrieron carriles.

Varias calles, en particular en la zona de Encino en el Valle de San Fernando, se inundaron ante el torrencial aguacero y varios carros quedaron atrapados.

Hubo rescates en el Río Los Ángeles y los riachuelos que pasan secos durante todo el año se convirtieron en enormes y peligrosos caudales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *