Los angeles 

Mujer conducía una camioneta con su esposa y 6 hijos cayó por un precipicio

La mujer que conducía la camioneta tipo SUV en la que iba su esposa y sus seis hijos adoptivos que cayó por un precipicio en marzo, estaba ebria cuando el vehículo se fue al fondo de un acantilado en una carretera costera del norte de California.

El capitán Bruce Carpenter dijo este viernes que los resultados de los exámenes de toxicología revelaron que Jennifer Hart tenía un nivel de alcohol en la sangre de .102, según la agencia de noticias AP. En California se considera que un conductor está borracho cuando maneja con un nivel de 0.08 o mayor.

Las autoridades informaron que ninguno de los ocupantes del auto tenía puesto el cinturón de seguridad.

Carpenter agregó que las pruebas también arrojaron que la otra madre, Sarah Hart, y dos de sus hijos adoptivos tenían una “cantidad significativa” de un ingrediente que se encuentra comúnmente en el Benadryl, una medicina para la alergia que puede poner a las personas somnolientas.

El vehículo SUV que transportaba al matrimonio de Jennifer y Sarah Hart, junto a sus seis hijos adoptados, cayó por un barranco de 100 pies de altura. Tras el accidente se recuperaron solo los cuerpos de las dos mujeres, ambas de 38 años, y tres de los menores: Markis, de 19, Jeremiah, de 14, y Abigail, de 14.

Las otras tres víctimas –Devonte, de 15 años, Hannah, de 16, y Sierra, de 15– fueron reportadas como desaparecidas y los operativos para dar con su paradero han seguido en marcha desde el 26 de marzo, la fecha en la cual se descubrió la camioneta accidentada al fondo del precipicio.

Las autoridades del condado de Mendocino confirmaron este lunes el hallazgo de un cuerpo de una adolescente que podría estar vinculado al caso. El cadáver fue recuperado del mar este sábado, pero los investigadores advirtieron que es muy probable que la identificación de los restos tarde “varias semanas”.

“El cuerpo recuperado parece ser el de una mujer afroamericana, pero su edad e identificación no se pudieron determinar”, indicó el Sheriff del condado de Mendocino.

La búsqueda del sábado tampoco resultó en nuevas evidencias sobre los otros menores desaparecidos.

La investigación sobre qué causó la trágica muerte de cinco miembros de la familia Hart (y la desaparición de otros tres) ha dado varios giros desde que inició a finales de marzo y aún quedan muchos interrogantes por resolver.

Inicialmente las autoridades consideraron que la caída a un precipicio del vehículo que transportaba al grupo familiar, quien vivía en el estado de Washington, habría sido un accidente.

Sin embargo, a medida que se evaluaron a profundidad las evidencias en el lugar de los hechos y se sumaron los antecedentes de la familia –incluyendo denuncias interpuestas en el Departamento de Protección Infantil y el historial penal de una de las madres de los menores– los investigadores informaron que existía la posibilidad de que el accidente haya sido intencional.

Aunque amistades de Jennifer y Sarah Hart han asegurado que las mujeres eran madres ejemplares y que vivían tranquilamente junto a sus seis hijos adoptivos, la pesquisa policial también ha revelado que existían acusaciones de abuso contra las Hart.

El Departamento de Servicios Sociales y de Salud del estado de Washington habría intentado comunicarse con la familia el 23 de marzo, tres días antes del accidente, para darle seguimiento a una denuncia de posible abuso y negligencia por un vecino que se quejó de que los menores eran privados de sus alimentos.

En 2011, según citan documentos judiciales, Sarah Hart se declaró culpable de un cargo por violencia doméstica tras ser acusada de abuso a su hija adoptiva de 6 años en el estado de Minnesota, donde declaró a las autoridades que “su ira se había salido de control” cuando nalgueaba a la niña.

“He llegado al punto en que ya no llamo a esto un accidente, lo llamo un crimen”, declaró el 4 de abril a la cadena CNN el sheriff del condado de Mendocino a cargo de la investigación, Thomas Allman.

Related posts

Leave a Comment