Internacional 

Nicaragua cumple dos meses de crisis con 200 muertos

Nicaragua cumplió este lunes dos meses de su crisis más sangrienta desde la década de 1980, que se inició con unas manifestaciones contra una reforma a la seguridad social y que se convirtió en un grito nacional que pide la salida del presidente Daniel Ortega.

Después de 62 días, Nicaragua suma entre 180 y 200 muertos, según cifras de organismos humanitarios, entre ellos seis miembros de una familia que murió calcinada y otros 15 que fueron asesinados a tiros durante la “Madre de todas las marchas”, celebrada el 30 de mayo, que dejó además 199 heridos, de acuerdo con cifras del Gobierno nicaragüense.

“Hay un promedio de tres personas diarias que han sido asesinadas en las protestas contra esta dictadura siniestra”, dijo Gonzalo Carrión, asesor legal del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), organismo que responsabiliza de estos crímenes al Gobierno con sus fuerzas policiales y parapoliciales.

Según datos del Cenidh, al menos 180 personas han fallecido en las protestas desde el 18 de abril pasado. Otras organizaciones humanitarias ubican en 200 la cantidad de muertos y más de un millar de heridos.

La vicepresidenta del Gobierno, Rosario Murillo, por su lado, atribuyó la crisis que sufre el país a una invasión de “espíritus malignos”.

La paz se ha extraviado por “esta invasión de malos sentimientos, invasión de odio que hemos tenido y que tenemos que ver y reconocer como invasión de malignidad, de espíritus que no son positivos, de espíritus malignos que quieren el mal, y quieren que reine el mal en Nicaragua”, dijo la también Primera Dama, conocida por su supuesta afición al esoterismo.

Murillo pidió a Dios “que cese esa mano diabólica que se mueve en nuestro país, y que niega la vida”.

Por su lado, el alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, condenó la violencia en Nicaragua y denunció que prácticamente todas esas víctimas “lo han sido a manos de fuerzas policiales o de grupos progubernamentales, incluso con la participación de francotiradores”.

En tanto, Estados Unidos volvió a condenar la violencia “patrocinada por el Gobierno” en Nicaragua, especialmente un incendio de una casa que también funcionaba como negocio en el que este sábado murieron seis personas en Managua.

“Los ataques y las amenazas contra manifestantes pacíficos y la población general son inaceptables, y deben cesar”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, en un comunicado.

Related posts

Leave a Comment