Estados Unidos 

Ofrecen posada para adultos mayores

Los residentes en Casa Iris, un centro de atención para adultos mayores de origen hispano en la capital estadounidense, recibieron este fin de semana un regalo especial que les hizo recordar las navidades de antaño en sus países.

La celebración comenzó con una Posada organizada por el grupo Cristo Joven del Santuario del Sagrado Corazón, en Washington DC, y la reflexión durante el servicio ofrecido por el sacerdote franciscano Moisés Villalta, originario de Santa Ana.

El grupo de jóvenes está formado en su mayoría por salvadoreños y de otros países centroamericanos, que el fin de semana vivieron una experiencia única al interactuar con los adultos, en su mayoría compatriotas, que residen en este centro especial regentado por una organización sin fines de lucro y apoyada por la alcaldía de la capital estadounidense.

“Uno a veces pone mucha atención a cosas superficiales del día a día, pero al ver a estas personas que han dado tanto a sus familias y ahora están con muchas limitaciones por la edad y otros cosas le obligan a reflexionar sobre lo que es importante”, comenta emocionado Manuel Sánchez, un joven originario de Santa Rosa de Lima, La Unión, residente en capital nacional.

Valentina Martínez, originaria de San Miguel y quien reside en Casa Iris desde hace cuatro años, comenta que la presencia de los jóvenes les ha llenado de alegría infinita.

“Aquí vienen voluntarios a darnos clases de muchas cosas, pero esta noche con estos jóvenes que han venido a compartir con nosotros me ha dado tanta alegría, con la misa y la posada lo hace a uno recordar los tiempos de antes”, comenta emocionada.

José Maradiaga, otro de los residentes del centro desde el año 2014, es originario de San Simón, Morazán, llegó a Washington en 1993 y desde entonces trabajó en diferentes servicios hasta conseguir el retiro, hace cinco años, en parte achacado por múltiples enfermedades.

“Es una gran ayuda que tenemos, el contar con gente que se acuerda de nosotros y que vengan a vernos. Yo trato de salir y caminar aunque sea despacito, para sentirme mejor”, agrega.

El sacerdote Moisés Villalta, que ideó la visita a este centro como parte del llamado de reflexión y práctica cristiana de estas fechas, ofreció un servicio participativo, donde los adultos y jóvenes compartieron en una dinámica para contar las cosas buenas y las no tan buenas que les han pasado de cara a estas fechas.

El representante del Consejo Nacional Hispano para el Adulto Mayor, NACOA, Nicolás Peña, comenta que Casa Iris, es uno de los centros de facilidad para adultos mayores de origen hispano en Washington DC, y está asignado a personas que cuentan con un fondo de retiro limitado que no les permite cubrir necesidades vitales como vivienda.

“La idea de este tipo de estructuras físicas es que no son asilos ni viviendas asistidas, son unos centros donde las personas son independientes, el requisito que se les pide es que se puedan valer por ellos mismos; obviamente es para personas de muy bajos ingresos y se hace una selección para conceder los apartamentos”, afirma Peña.

El programa también facilita la concesión de estos espacios a parejas que estén en retiro y que reúnan los requisitos para obtener estos apartamentos en unos edificios residenciales que son propiedad del gobierno de la ciudad.

Durante la visita del grupo Cristo Joven los adultos del centro participaron además del oficio religioso en una cena ofrecida por los visitantes, y una velada con cánticos navideños que se extendió hasta entrada la noche.

Related posts

Leave a Comment