Internacional Nicaragua 

Paramilitares agredieron a jerarcas católicos

Centenares de seguidores del presidente Daniel Ortega y paramilitares asediaron y agredieron a jerarcas católicos en la ciudad de Diriamba, al suroeste de Nicaragua, en un recrudecimiento de la violencia que deja unos 250 muertos en casi tres meses de protestas contra el gobierno.

Los seguidores del gobierno irrumpieron violentamente en la Basílica de San Sebastián, en Diriamba, donde los eclasiásticos habían llegado a apoyar a un grupo de manifestantes que se atrincheraron ante el asedio de las fuerzas oficialistas.

“No queremos más tranques (bloqueos) de vías”, “asesinos”, “mentirosos”, “hijos de puta”, gritaron los partidarios del gobierno a la comitiva de religiosos, encabezada por el cardenal Leopoldo Brenes y el nuncio Stanislaw Waldemar Sommertag.

El nuncio, el cardenal y los obispos llegaron en caravana desde Managua para ayudar a liberar a las personas retenidas en la Basílica, entre ellos médicos voluntarios que habían quedado atrapados desde el domingo en la iglesia tras la violenta incursión.

Los religiosos fueron rodeados por partidarios del gobierno al llegar al templo, en cuyos alrededores había decenas de paramilitares.

“No tenemos ningún arma, el arma aquí es la oración, ellos estaban atacando desde afuera”, dijo un miembro de cuerpo médico que estaba dentro de la basílica.

Cuando los sacerdotes lograron abrirse paso entre la multitud para entrar a la iglesia fueron agredidos físicamente por los paramilitares y turbas sandinistas.

Entre las víctimas de la agresión está el obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, así como periodistas nacionales y extranjeros que cubrían la visita.

Related posts

Leave a Comment