Internacional 

Piñera necesita los votos del candidato pinochetista para ganar la segunda vuelta en Chile

En Chile la sorpresa en la izquierda fue el 20,27% del Frente Amplio, con su candidata Beatriz Sánchez, en la derecha fue el resultado que alcanzó José Antonio Kast, que con el 7,93% de los sufragios quedó en un inesperado cuarto lugar en las presidenciales. Aunque las cuestionadas encuestas le daban apenas un 2,7%, con un discurso extremo y conservador logró conseguir el respaldo de unos 520.000 electores, seducidos por su posición contraria al aborto en todas sus expresiones, su relato antidelincuencia y las reivindicaciones a la dictadura. “Con Pinochet nos habríamos tomado un tecito en La Moneda”, señaló Kast pocas horas antes de los comicios.

Expresidente Sebastián Piñera, que con el 36,6% logró con una corta victoria con miras al balotaje del 17 de diciembre próximo, cuando se medirá con el oficialista Alejandro Guillier que obtuvo un 22,70%. “Vamos a trabajar por Chile y eso implica que saquemos a la izquierda ideológica del Gobierno. Es hoy la prioridad número uno”, indicó Kast en una rueda de prensa, donde anunció que este miércoles arrancará su gira por el sur y norte de Chile para ayudar a Piñera en su campaña.

Para Piñera, Kast es un problema y una incomodidad. No solo debilitó su base de apoyo en la primera vuelta del domingo, restándole un 8% por la derecha que probablemente lo habría respaldado. Con miras a la segunda vuelta, el expresidente tendrá la compleja misión de capturar a sus electores y conquistar a su vez al centro político, de querer conseguir el 50% más un voto necesario para ganarle a Guillier. En cualquier caso al menos en el discurso, Piñera ha aclarado que no se derechizará y que mantendrá el rumbo de su campaña, donde intenta apelar a los sectores moderados.

Quien podría tensar esa disyuntiva, de acuerdo con Moreno, es justamente la presidenta Michelle Bachelet con alguna decisión política entre la primera y segunda vuelta. La jefa de Estado podría, por ejemplo, satisfacer las demandas de las víctimas de la dictadura y cerrar el penal Punta Peuco, destinado a exmilitares violadores de los derechos humanos. “Entonces, ¿cómo va a reaccionar Piñera? Kast lo va a presionar y va a pedirle que se oponga”, se pregunta el decano. “Bachelet podría perfectamente jugar esa carta”, explica.

Related posts

Leave a Comment