En América Latina, por norma general, las elecciones se realizan en domingo, en muchos países se prohíbe la venta de alcohol y se despliegan fuerzas de seguridad para resguardar los centros de votación.

Sin embargo, en Estados Unidos, las elecciones federales se realizan siempre en un día laborable, el primer martes después del primer lunes de noviembre.

Es por ello que las elecciones de mitad de período, en las que se escogerán los 435 miembros de la Cámara de Representantes y 35 de los 100 senadores, se realizaron el 6 de noviembre.

Pero, ¿por qué precisamente ese martes y no otro día?

La respuesta viene del siglo XIX y tiene que ver con los carruajes de caballos y también con la religión, la norma que establece la fecha de las elecciones federales en Estados Unidos fue fijada en 1845 para llenar un vacío legal que existía sobre esta materia.

Cuando el Congreso se puso a buscar una fecha adecuada para ello tuvo que tomar en cuenta varios elementos, no se podía votar un domingo pues ese era el día que la mayor parte de los ciudadanos usaban para ir a la iglesia.

Tampoco podían ser los lunes pues los electores tendrían que viajar en carruaje el domingo desde sus hogares hasta los centros de votación que se encontraban únicamente en las capitales de los condados, algo que muchos no harían por tratarse del “día del Señor”.

Los miércoles usualmente era el día de los mercados agrícolas, cuando los productores ofrecían en venta los frutos de sus cosechas al resto de ciudadanos, por lo que el martes pareció ser la mejor opción y que años después sigue usándose.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *