Los angeles 

Reviven a un bebé de tres semanas, víctima de abuso

La Policía de Los Ángeles acudió a responder una llamada hecha al 911 para reportar una caída de un infante. Pero cuando los agentes Ivan Ibarra y Alex Frazier llegaron a una vivienda cerca de la avenida Columbia y la calle Miramar, en el distrito de Westlake en Los Ángeles, encontraron una escena de horror: un bebé que ya no tenía signos vitales.

Al parecer el recién nacido había sido víctima de abuso por parte de su padre durante una disputa doméstica con su madre: este lo lanzó contra el suelo “como un balón de fútbol”, según recogen reportes locales que citan a los vecinos que alertaron a la Policía.

“El bebé no respondía, estaba frío al contacto y no tenía vida en ese momento”, recordó el agente Ibarra en una conferencia de prensa ofrecida por las autoridades para dar detalles del caso.

Al notar la gravedad de la situación, Ibarra convenció a la consternada madre de que era importante que les entregara al niño para tratar de revivirlo cuanto antes con el método RCP (reanimacion cardiopulmonar).

“Luego de un corto tiempo, vi una pequeña expresión facial y eventualmente, mientras todavía estaba haciendo las compresiones en el pecho, como que giró la cabeza un poquito”, dijo Frazier.

“Fue increíble solo ver los labios del bebé moverse. Verlo mover su cuello, una expresión facial, eso me dejó saber que había esperanza”, agregó.

Ambos agentes están siendo calificados como héroes por la agencia policial y la comunidad por su hazaña de reanimar al pequeño antes de que los paramédicos llegaran a la escena para transportarlo al Children’s Hospital de Los Ángeles, junto a su madre, quien también habría sufrido lesiones tras ser agredida por su esposo.

El hombre, de quien aún no se conoce la identidad, fue puesto bajo custodia de la autoridades por abuso infantil y agresión a su pareja.

“Si le preguntan al oficial Frazier, él probablemente dirá que solo estaba haciendo su trabajo. Oficial Frazier, nosotros decimos que eres un verdadero héroe y estamos seguros de que todos estarán de acuerdo con nosotros”, escribió en un tuit la Policía de Los Ángeles sobre este caso.

Durante los nueve años que Frazier ha trabajado con la Policía, esta es la primera vez que realiza una reanimación cardiopulmonar en un infante, algo que lo tocó también de manera personal pues es padre de niños menores de 2 años.

“Fui a casa inmediatamente y besé a mis niños. Es muy importante para mi, soy un padre. Mis hijos son mi todo”, expresó el agente visiblemente conmovido.

Por su parte, el agente Ibarra señaló que también se sentía satisfecho por haber hecho su labor de manera correcta: “Este trabajo no es siempre sobre poner a personas en la cárcel. Es acerca de ayudar a la comunidad, así que tienes que estar preparado para lo que salga en el camino”.

Related posts

Leave a Comment