Estados Unidos 

Según un estudio, cerca de 54,000 hispanos han sido asesinados con armas de fuego en E.E.U.U

Entre 1999 y 2015, cerca de 54,000 hispanos fueron asesinados con armas de fuego en los Estados Unidos, con un promedio anual de más de 3,100 muertos por armas de fuego, según indica un nuevo estudio del Violence Policy Center (VPC).

Dicho estudio también encontró que la tasa general de victimización por homicidio para hispanos es casi el doble de la correspondiente a gente de raza blanca. En 2015, 70% de las víctimas hispanas de homicidio murieron por disparos de arma de fuego. Para hispanos entre 15 y 24 años de edad, el homicidio se ubicó como la segunda causa principal de muerte.

El estudio del VPC se titula Víctimas hispanas de violencia letal con armas de fuego en los Estados Unidos (http://www.vpc.org/studies/hispanicesp18.pdf), que en su cuarta entrega anual de nuevo analiza exhaustivamente la violencia con armas de fuego letal que se ejerce en contra de los hispanos en los Estados Unidos. Dicho estudio se basa en datos provenientes de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), instituciones de carácter federal, así como en información no publicada del Informe Suplementario sobre Homicidios (Supplementary Homicide Report) de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

El estudio encontró que de los 53,788 hispanos muertos con armas de fuego entre 1999 y 2015, las dos terceras partes correspondieron a homicidios (35,553, o 66 por ciento), mientras que 15,593 fueron suicidios (29 por ciento). Además, 981 muertes por armas de fuego fueron no-intencionales (dos por ciento) y 1,661 (tres por ciento) ocurrieron en situaciones cuya intención no se pudo determinar o por intervención legal.

Asimismo, el estudio recomienda que las dependencias gubernamentales mejoren la manera en que recolectan y reportan la información relativa a hispanos que han sido víctimas de violencia por armas de fuego y otras formas de violencia letal. Debido a que la forma en que dichas dependencias recolectan datos tiene serias limitaciones, es casi seguro que el número total de víctimas hispanas sea más alto que lo que indican las cifras que reporta este estudio.

“Para los hispanos, los estragos letales de la violencia con armas de fuego, sobre todo para los jóvenes, constituye una crisis recurrente. Pero, además, los grandes vacíos que hay en la forma como se recolectan los datos no solo nos impide conocer el verdadero alcance de esta crisis, sino que merma nuestra capacidad para enfrentarla efectivamente”, sostiene Josh Sugarmann, director ejecutivo de  VPC. “Las personas que trabajan para reducir la violencia en sus comunidades, desde dirigentes comunitarios hasta formuladores de políticas, necesitan de la mejor información disponible,  no sólo para entender mejor los problemas que están enfrentando nuestro apoyo, sino también para establecer qué enfoques preventivos son más efectivos.”

Related posts

Leave a Comment