Estados Unidos 

Senadores republicanos le pide a Trump que no abandone el TLC

El Partido Republicano sigue moviendo hilos para que Donald Trump, uno de los suyos, no dé la estocada final al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC), que une a Estados Unidos con México y Canadá desde 1994. En una carta, 36 de los 51 senadores del partido conservador han pedido este martes a Trump que mantenga un acuerdo, del que dependen 14 millones de empleos en EE UU y 1,3 billones de dólares en comercio trilateral. “El siguiente paso para hacer avanzar la economía requiere que mantengamos el TLC en su sitio, modernizándolo para que refleje mejor nuestra economía del siglo XXI”, concluyen los legisladores.

La carta ve la luz pocas horas antes de que Trump pronuncie su esperado discurso sobre el estado de la Nación, en el que se espera que el magnate republicano se refiera a la última ronda de negociación entre los tres países, celebrada en Montreal (Canadá) la semana pasada y que terminó con duras críticas de la mano derecha del presidente en las conversaciones, Robert Lighthizer, hacia su vecino del norte. Una de las grandes promesas de campaña de Trump fue renegociar el TLC, que califica de “injusto”, o en su defecto sacar a su país del tratado, como ya hizo con el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

“Ya sean industriales, granjeros o compañías aseguradoras, una amplia gama de sectores de los Estados Unidos se han visto beneficiados por este acuerdo. Y los consumidores estadounidenses también lo han hecho. Canadienses y mexicanos compran anualmente 500.000 millones de dólares en productos manufacturados en EE UU, lo que equivale a un ingreso medio de 37.000 dólares por cada trabajador industrial”, agregan. “Las exportaciones agrícolas a ambos países se han cuadruplicado desde que se firmó el acuerdo, de 8.900 millones de dólares al año en 1993 a 38.100 millones en 2016”. Los senadores republicanos subrayan que 14 millones de empleos dependen directamente del TLC, “miles de empleos en cada uno de los 50 Estados [de EE UU]”.

El texto finaliza con una alusión directa a Trump. “Señor presidente: su liderazgo ha dado un impulso a nuestra economía. La reciente reforma fiscal ya está llevando a un mayor éxito económico a todos los sectores, y la Bolsa está en máximos históricos. El siguiente paso para hacer avanzar la economía requiere que mantengamos el TLC en su sitio, modernizándolo para que refleje mejor nuestra economía del siglo XXI. Esperamos poder trabajar con usted y su Administración para hacer de la modernización una realidad y llevar a los americanos un todavía mayor éxito económico”, cierran.

La treintena de senadores republicanos que suscriben el texto representan a una treintena de Estados de toda la geografía estadounidense. Entre los territorios representados -muchos de ellos, los que le dieron la victoria a Trump en las presidenciales de 2016- están algunos de los que mayor porcentaje de sus exportaciones se juega con la continuidad o no del tratado: Ohio, Texas, Carolina del Sur, Dakota del Sur o Luisiana. En la mayoría de casos, la agricultura y la ganadería desempeñan un papel esencial en su matriz productiva. Cuatro de los firmantes -Roger Wicker (Mississippi), Deb Fischer (Nebraska), John Barrasso (Wyoming) y Ted Cruz (Texas)- se disputarán su reelección en los comicios legislativos de noviembre. Demasiados intereses en juego como para ponerlos en riesgo dejando un tratado que ha sido ampliamente beneficioso para EE UU.

Related posts

Leave a Comment