curiosidades Salud 

Señales que indican si eres adicto al trabajo

Algunas personas aman su trabajo, pero hay otras que llevan ese “amor” a un nivel más alto y no pueden pensar y hacer otra cosas que no sea algo correspondiente a su jornada laboral.

Precisamente, se dice que alguien es adicto al trabajo (conocido también como “workaholic”) cuando coloca sus obligaciones laborales por encima de cualquier otro aspecto de su vida: familia, amigos, salud o diversión.

Pero no hay que confundir. Existen muchos casos de trabajadores responsables, comprometidos, apasionados, eficientes y apasionados por lo que hacen y otros que se vuelven esclavos de sus propias obligaciones.

La línea para identificar cada caso es muy delicada, pero hay algunos indicios que ayudan a detectar a alguien que es adicto al trabajo. Te mencionaremos algunos.

1. Estancia en el lugar de trabajo
Quienes son adictos al trabajo suelen ser los primeros en llegar a la oficina y los últimos en irse. A lo mejor se trata de una estrategia para evitar el tráfico, pero el abuso de este comportamiento puede ser indicativo que la adicción comienza a manifestarse.

2. Trabajo para casa
Para alguien que es adicto al trabajo, su casa no es un lugar de descanso, sino un sitio donde trabajar en un ambiente diferente.

3. Correos y llamadas
La persona que no puede despegarse de su trabajo, tampoco puede hacerlo de su teléfono móvil porque está pendiente que “pase algo de emergencia”. Existen casos en donde incluso el empleado en sus días de descanso no se cansa de enviar chats, correos y realizar llamadas.

4. Egocentrismo
Esta señal es casi infalible y está ligado con lo anterior: quien es adicto al trabajo considera que es el único que puede solucionar los problemas de la oficina. Tampoco delega responsabilidades porque considera que solo con él las cosas pueden salir bien.

5. Familia y amigos
Las reuniones de colegio, los paseos familiares, los momentos importantes con los hijos y la intimidad de pareja pueden verse afectadas porque el trabajo lo absorbe todo. Los adictos también ven limitada su vida social poniendo como excusa que todo es urgente.

6. Descanso
Puede sonar descabellado, pero existen muchos casos en donde el workaholic pone mil pretextos para no tener un descanso o se ofrece para trabajar en días de asueto aunque nadie se lo solicite.

7. No saben decir “no”
Cualquier petición que el jefe solicite a su colaborador se convierte en una orden que debe cumplir al pie de la letra y en el menor tiempo posible, sin importar que este último tenga asignaciones pendientes.

Si tienes una o más de estos “síntomas”, es mejor que evalúes bien tu estilo de vida, ya que la adicción al trabajo (como cualquier otra adicción) puede ocasionarte problemas en tu salud y relaciones personales.

Related posts

Leave a Comment