El Salvador Estados Unidos 

Trump se cierra las puertas a miles de salvadoreños

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, anunció en junio pasado que se restringiría el acceso de asilo a su país a las víctimas de la violencia doméstica y de pandillas a su país. Ahora, la medida ya se está aplicando.

De acuerdo a una publicación de CNN, la guía sobre la medida fue proporcionada este miércoles a los funcionarios que entrevistan a los solicitantes de asilo en las fronteras de EE.UU. y que evalúan las solicitudes de refugiados.

Los reclamos basados en el temor a pandillas y violencia doméstica serán rechazados de inmediato, según el documento.

Sessions sostuvo el mes pasado que los inmigrantes están abusando del sistema actual para acceder a la protección internacional que concede Estados Unidos. Además, revocó la decisión de otorgarle asilo a una salvadoreña que escapó hacia Estados Unidos porque había sido violada y golpeada por su esposo.

En diciembre de 2016, la Junta de Apelaciones de Inmigración (BIA) había determinado que la víctima podía aplicar a asilo ya que podía verse como perseguida por pertenecer a un “grupo social particular”.

Sessions consideró que las personas que son víctimas de violencia de pandillas o violencia doméstica no aplican y no pueden comprobar que pertenecen a un grupo perseguido al que el Estado de su país de origen es incapaz de proteger.

“El mero hecho de que un país tenga problemas para regular eficazmente ciertos delitos -como la violencia doméstica o la violencia de pandillas- o que ciertos grupos sean más vulnerables a ser víctimas de un delito, no puede establecer una solicitud de asilo por sí mismo”, indicó Sessions en el documento de su resolución

El cambio muestra que incluso cuando la administración reúne a familias que se separaron en la frontera bajo una política de “tolerancia cero” ahora revertida, continúa adoptando medidas agresivas que podrían reformar dramáticamente la ley de inmigración de EE.UU.

Related posts

Leave a Comment