El volcán de Fuego de Guatemala, cuya actividad en junio pasado dejó 190 muertos, inició una nueva fase eruptiva con explosiones, expulsión de ceniza y lava, informó la entidad a cargo de la protección civil.

La cuarta fase eruptiva de 2018 del volcán provoca lluvia de “finas partículas de ceniza” en varias comunidades asentadas en las faldas oeste y suroeste del coloso, dijo a periodistas David de León, vocero de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

El funcionario explicó que se ordenó el cierre temporal de la ruta nacional cercana al volcán, aunque algunos automovilistas han desobedecido la prohibición. Inicialmente no se ordenaron evacuaciones en las comunidades vecinas.

El Fuego, de 3.763 metros de altura y ubicado 35 km al suroeste de Ciudad de Guatemala, registró el 3 de junio una potente erupción que provocó una avalancha de material volcánico ardiente, la cual arrasó la comunidad San Miguel Los Lotes y dejó 190 muertos y 238 desaparecidos.

Unas 3 mil 370 personas de la comunidad devastada y aldeas cercanas permanecen en albergues temporales a la espera de que el gobierno concluya un proyecto de viviendas para los damnificados por esa erupción.

De León señaló que, en la nueva fase eruptiva, el volcán levanta columnas de lava hasta 300 metros sobre el cráter y se han incrementado los sismos asociados a las explosiones internas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *