Si ya obtuviste capital para tu negocio, prepárate para organizar estos recursos y disponer de ellos estrictamente para cumplir los objetivos que proyectaste. Analiza la situación actual de tu empresa y dedica tiempo suficiente para hacer tu plan de pagos, a fin de sacarle el mayor provecho al dinero que recibiste.

Pregúntate lo siguiente: ¿Qué amenazas y oportunidades veo en el futuro de mi negocio? Toma en cuenta que las estructuras y condiciones del mercado pueden cambiar. Quizá hoy tengas grandes bonanzas, pero mañana se puede presentar una situación totalmente distinta. Así que considera los diferentes escenarios, tanto positivos como negativos, para administrar tu capital.

Comienza desde hoy tu plan y pon en práctica estos consejos.

1. Elabora tu presupuesto financiero. Gastar sin planeación sólo te dejará sin recursos. Por ello, comienza por equilibrar los ingresos y los gastos de tu compañía, fomenta el ahorro interno y crea un fondo para situaciones no contempladas. Es imprescindible elaborar un presupuesto financiero, que no es otra cosa que la previsión de tus egresos.

2. Calcula el precio del financiamiento. Aunque ya conoces la tasa de interés del financiamiento que obtuviste, los expertos recomiendan que la verifiques nuevamente cada cierto tiempo. Esto debido a que las tasas de interés fluctúan por diversas razones: comportamiento de la inflación, oferta y demanda de los títulos a determinados plazos, tasas internacionales de interés, crecimiento de la economía, etc.

Recuerda que el rendimiento de tu negocio debe dar, por lo menos, el doble de la tasa de interés del préstamo. Así no generarás pérdidas para tu negocio.

3. Diversifica tu capital. En el medio financiero escucharás frecuentemente decir “no hay que poner todos los huevos en la misma canasta”. La solución: diversificar a fin de reducir riesgos. Si tienes que ampliar tu infraestructura, comprar insumos o realizar una estrategia de fusión o adquisición, organiza tu capital para cumplir todas estas metas.


4. Fija objetivos en un tiempo determinado. Lleva tus números en orden y calendariza oportunamente tus pagos. Crea un plan de acuerdo a cómo te sientas más organizado, procurando no ahorcarte con una carga excesiva ni comprometiéndote con lo que no puedas cumplir. Debes ser realista.

5. Prepárate para un nuevo financiamiento. Si ya conseguiste tu primer crédito, ten por seguro que irás por el segundo. Por eso es clave que cada vez que asumas este compromiso lo hagas con responsabilidad. Cumplir puntualmente con tus pagos será tu mejor carta de presentación ante nuevos organismos e instituciones que te ofrecerán montos mayores, mejores condiciones de pago y tasas de interés preferenciales.

Cumplir puntualmente con tus pagos será tu mejor carta de presentación ante nuevos organismos e instituciones que te ofrecerán montos mayores, mejores condiciones de pago y tasas de interés preferenciales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *