Crece el desabasto de gasolina y diésel en México, pero el presidente Andrés Manuel López Obrador prometió que no retrocederá en su batalla contra las pandillas que roban combustibles.

López Obrador dijo que el sabotaje de un ducto crucial para Ciudad de México es la causa de las largas filas en las gasolineras.

“No va a haber marcha atrás, ni un paso atrás”, dijo el presidente.

Sostuvo que las pandillas tienen su propio depósito para almacenar combustible robado en el norte de México.

Desde que asumió el cargo el 1 de diciembre, López Obrador empezó a cerrar los ductos acribillados de perforaciones ilegales.

Las autoridades distribuyen los combustibles mediante camiones cisternas, pero éstos no son suficientes para abastecer la demanda.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *