El nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, asumió el cargo con una retórica ultraconservadora directa y dura, que no oculta su decisión de “combatir la ideología de género” y rescatar los valores “cristianos” de la sociedad.

“Vamos a unir al pueblo, darle valor a la familia, respetar las religiones y las tradiciones judeo-cristianas, combatir la ideología de género, conservando nuestros valores”, afirmó el nuevo presidente de Brasil en su discurso de investidura.

“Brasil volverá a ser un país libre de las amarras ideológicas”, dijo Bolsonaro, quien también abundó en las alusiones a “Dios”, al que citó una decena de veces en sus pronunciamientos, y sentenció sin tapujos que, con su investidura, el país empieza a “liberarse del socialismo” y de la “inversión de valores”.

La mención directa al combate “a la ideología de género”, que hizo en su primer discurso ante el Parlamento, la reforzó después en un pronunciamiento ante a una multitud que le aclamaba en las calles, a la que prometió que acabará también con “lo políticamente correcto”, que considera como una “estrategia de izquierdistas”.

Bolsonaro venció las elecciones de octubre con 55% de los votos, tras una campaña en la cual no solo fustigó al Partido de los Trabajadores (PT) que había ganado los cuatro comicios anteriores, sino también a un sistema político identificado con grandes escándalos de corrupción que afectaron a casi todos los partidos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *