Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, canceló la convocatoria para una parrillada multitudinaria frente al Palacio de la Alvorada, (el palacio presidencial), al superar los 10.000 fallecidos por coronavirus más 751 muertes en la última jornada.

Según los medios locales es el cuarto día seguido con más de 600 decesos