El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, se reunió con diferentes sectores empresariales para  definier la reapertura gradual de la economía a partir del 6 de junio, y sin contar con la participación de la ANEP como institución.

Bukele se reunió en Casa Presidencial con Roberto Kriete, Ricardo Poma, Murray Meza, Francisco Calleja y otros importantes empresarios del mundo textil, farmacéutico, de la banca e industria, entre otros, para abordar la necesidad de dinamizar la economía luego de dos meses de baja producción ante la pandemia del covid-19.

El principal acuerdo al que llegaron los hombres de negocio con el gobierno, fue la elaboración de una hoja de ruta para la reapertura económica, apoyado por la Escuela Superior de Economía y Negocios (ESEN) y el INCAE, sin descuidar el comportamiento y los casos de COVID-19 en el país y que la salud y la vida “deben de ser una prioridad”.

El plan incluye un período de cuarentena estricta de dos semanas, previo al reinicio de labores económicas el próximo 6 de junio, aunque Bukele recordó que esto va amarrado a una nueva Ley de Emergencia Nacional, aprobada por la Asamblea Legislativa, para seguir combatiendo el covid-19 y realizando la cuarentena domiciliar en todo el país para reducir al mínimo los casos, muertes y el riesgo de contagio.