Canadá dejará de proporcionar seguridad al príncipe Harry y su esposa Meghan Markle, informó el  gobierno canadiense, una vez que los duques de Sussex dejen de ser miembros activos de la familia real británica en las próximas semanas, el 31 de marzo.

La Real Policía Montada de Canadá ha estado colaborando con la Policía Metropolitana de Londres en la seguridad del duque y la duquesa de Sussex “intermitentemente” desde noviembre, cuando la pareja inició unas vacaciones de seis semanas en Canadá, según un comunicado de la Oficina federal del Ministro de Seguridad Pública.

Pero una vez que los duques de Sussex dejen de ser considerados miembros de alto nivel de la familia real británica, dejarán de recibir seguridad financiada con fondos públicos, que se estima que cuesta millones de dólares al gobierno de Justin Trudeau.

“Como el duque y la duquesa son actualmente reconocidos como personas internacionalmente protegidas, Canadá tiene la obligación de proporcionar asistencia de seguridad según sea necesario”, dijo el comunicado del gobierno. “La asistencia cesará en las próximas semanas, de acuerdo con su cambio de estatus”.

Ahora que Canadá no los protegerá más, la pareja podría verse obligada a pagar con su propio dinero o utilizar parte del fondo del Ducado de Cornwall, del príncipe Carlos, una vasta cartera de inversiones inmobiliarias y financieras, que recaudó US$28,2 millones en 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here