El cierre del gobierno de Estados Unidos debido a desacuerdos sobre la construcción del muro que quiere el presidente Donald Trump amenaza servicios esenciales para quienes sufren agresiones sexuales en Florida, alertó un grupo de ayuda a las víctimas.

“La prolongación del cierre significa que las víctimas no recibirán servicios legales y terapia y algunos sitios tendrán que cerrar”, explicó Courtney Nomina, portavoz del Consejo contra la Violencia Sexual en Florida (FCASV).

Casi todos los 31 programas de ayuda a víctimas de agresión sexual podrían cerrar sus puertas puesto que dependen de financiamiento federal para pagar a abogados, terapeutas y enfermeros, entre otros gastos.

Más de ocho programas en Florida, el tercer estado más poblado del país después de California y Texas, verán su personal reducido en las próximas tres semanas y cinco más tendrán que ser suspendidos totalmente a partir de febrero, si continúa la parálisis presupuestaria.

Estos programas incluyen servicios como líneas telefónicas de ayuda las 24 horas, defensa legal, intervención en situaciones de crisis, acompañamiento a exámenes forenses y terapias individuales y grupales.

“En la estela del movimiento #MeToo, estos programas están experimentando una mayor demanda de servicios y ya estaban muy ajustados en términos de financiamiento y personal”, escribió el FCASV en un comunicado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *