Una buena alimentación nutricional es importante para fortalecer el sistema inmunológico, y así prevenir posibles enfermedades. Sin embargo, con la actual pandemia del COVID19,  a muchas personas se les dificulta salir a comprar al supermercado y planificar una lista de alimentos no perecederos, que mantenga una dieta saludable en nuestro día a día.

Según la nutricionista, Brenda Romero, lo primero que se debe tener en cuenta, es que la alimentación sea equilibrada, variada y que se incluyan todos los grupos de alimentos, así como planificar previamente con una lista para salir por lo menos cada quince días o una vez al mes, con motivo de prevenir contagios.

Compras en el supermercado

Esto se puede planificar en el menú a la hora de ir al supermercado, realizando una lista de compras nutritivas, inteligentes y económicas, en la que no pueden faltar las frutas y verduras de temporadas y que tardan un poco más en madurar. Por ejemplo, las naranjas, recomienda la nutricionista Romero.

“Planifiquemos en nuestra lista de compras la inclusión de legumbres, quinua, arroz, pasta integral y avena. Pues de esta forma, estos alimentos se van a conservar, ya sea por semana o meses sin ningún problema, debido a dificultad de poder movilizarse”, dice la nutricionista.

De igual forma, es importante no olvidar los productos de las carnes, “ya que nos cuesta movilizarnos, lo ideal sería congelarlas y de esta forma no se dañan”, asegura.

Alimentos con los que se debe tener cuidado

En el confinamiento, se comenten errores como es el “picoteo” cuando nos levantamos por la mañana, ya que no se está cumpliendo con los  tres tiempos de comidas esenciales.

“A veces, optamos por alimentos procesados y ultra procesados en nuestra lista de compra,  entonces lógicamente lo vamos a consumir en nuestra dieta, lo vamos a tener latente. Por ejemplo, las galletas, no son buenas que los incluyamos en la dieta por su alto contenido de azúcar. Para evitar esto, se puede optar por consumir Snacks que sean saludables, así como un yogurt acompañado de una fruta o también una verdura, e inclusive pudiéramos en un refrigerio no comer un pan dulce sino una bebida como lo es un batido verde,  preparado con 50 gramos de espinaca, acompañado con una tasa de agua, y mezclado con jugo de naranja”, explica la nutricionista.

También, es importante cuidarse de los azúcares, hay que recordar que son productos refinados, se encuentra en todas las galletas y en muchos churros.

En el desayuno, hay que fijarnos en la preparación que no incluya muchas grasas. Por ejemplo, el plátano puede ir frito, pero el huevo tiene que ir duro (aquí ya se ha eliminó el aceite). Puede incluir un cuarto de tasa de requesón, acompañado de una taza de ejotes salcochados y como bebida una taza de leche.

“Hay que recortar que un punto muy importante, es que cada persona tiene su requerimiento energético individualizado y sería una recomendación básica de cómo distribuir nuestro grupo de alimentos en nuestra dieta. En el almuerzo pudiéramos optar por una verdura, puede ir una ensalada de brócoli sancochado, acompañado de un carbohidrato, puede ser una tortilla, podemos incluir carne. Esto se encuentra, por ejemplo preparando 4 onzas de lonja, acompañado de una bebida de naranja, limón o manzana, es muy importante que se incluya”, explica la experta.

Mientras que, en la cena es posible incluir un vegetal, que se puede encontrar en una tomatada, con queso duro (aquí va la grasa). Pueden ir frijoles salcochados, acompañado de 60 gramos de atún y una bebida, esta puede ser 1 taza de avena sin azúcar.

Hacer ejercicio y mantener una mente saludable

La actividad física es importante porque aporta beneficios al cuerpo, como mejorar las defensas, controla el peso y ayuda al bienestar emocional.

“Nunca es tarde para comenzar. Lo primero que hay que hacer, es romper periodos de inmovilidad y hacerse la pregunta, cuánto tiempo he pasado sentado frente al televisor, al celular. Si nosotros hemos notado que hemos pasado más de 2 horas sentados, esto nos puede llegar a afectar a nivel de riesgo cardiovascular. Entonces primero nos vamos a organizar y buscar un motivo para levantarnos. Podemos incluir poco a poco la indicación de la OMS (Organizacion Mundial de la Salud), comenzando por  20 minutos diarios de ejercicio o 10 mil pasos diarios. La hidratación también se debe de incluir entre  1.5 a 2 litros de agua al día. Esto es el comienzo”, explica la nutricionista, Brenda Romero.

El pensamiento que cada uno tiene, nos puede ahogar o nos puede mantener siempre felices. La ansiedad y el estrés que ha generado esta situación ha puesto a muchas personas una incertidumbre que afecta aspectos de la vida. El mejor aliado es poder hacer nuestra alimentación. Si comemos sanamente y tenemos una mente equilibrada, nos vamos a sentir bien.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here