El condado de Alameda, en el estado de California, ha ordenado a Tesla que cese la producción en su planta ubicada en Fremont después de que el fundador de la compañía, Elon Musk, decidiese desafiar las órdenes de las autoridades y reanudar el montaje de vehículos.

Musk, que ha calificado de “fascistas” las órdenes de confinamiento dictadas por las autoridades estadounidenses para ralentizar la propagación de la Covid-19, ordenó la reapertura y declaró en Twitter que estaba dispuesto a ser arrestado por violar la prohibición del condado a reanudar las operaciones.

El multimillonario de 48 años de edad dijo en Twitter que Tesla reanudaría su producción contra las normas del condado y que el estaría “allí junto con los demás”. «Si alguien es arrestado, pido que sea solo yo”, expresó.

Musk obtuvo el apoyo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien se ha manifestado a favor de medidas que permitan reabrir la economía. Trump escribió en Twitter que “California debería permitir a Tesla y Elon Musk abrir la planta AHORA». «Puede hacerse de forma rápida y segura”, dijo.