Según Joe McCormack, quien es autor de NOISE: Vivir y liderar cuando nadie puede enfocarse;   Pocos padres quieren dar a sus hijos acceso ilimitado a las redes sociales, videojuegos, mensajes de texto y correos electrónicos ya que estas formas de distracción digital son profundamente arraigadas en nuestra cultura y es difícil para los padres retirar las riendas.

Joe McCormack dice que no tiene que tirar los dispositivos de sus hijos o rechazar las formas del mundo moderno. Pero hay algunas maneras prácticas, fáciles y factibles de ayudar a los niños a reducir su tiempo frente a la pantalla para que puedan comenzar a prosperar en IRL (eso es ciberespacio para «en la vida real») y aconseja hablar con los adolescentes sobre las nuevas tecnologías en términos de equilibrio, controlar el uso de las redes sociales por parte de su hijo y revisar periódicamente su teléfono.

«Una excelente manera de limitar el uso de teléfonos inteligentes de su hijo es la regla de 7 a 7. Después de las 7:00 p.m., todos guardan sus teléfonos para pasar la noche y no los vuelven a levantar hasta las 7:00 a.m. del día siguiente. Este hábito reduce el tiempo frente a la pantalla y permite otras actividades regenerativas como leer, conversar, meditar y hacer ejercicio», explicó Joe McCormack.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here