Costa Rica comenzó el fin de semana la recolección de plasma donado por personas recuperadas, el cual será usado para crear un suero terapéutico que se aplicará en el tratamiento a pacientes graves con COVID19.

“Este viernes se inició en el Banco Nacional de Sangre la recolección de plasma convaleciente. Se toma la sangre, se separa el plasma que contiene anticuerpos esenciales para eliminar el virus, para luego introducirlo en un paciente que está sufriendo la enfermedad”, manifestó en vídeoconferencia de prensa el presidente de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), Román Macaya.

El plasma será procesado por el Instituto Clodomiro Picado de la estatal Universidad de Costa Rica para crear un suero que se aplicará a pacientes en condición grave o crítica. El instituto se especializa en la producción de antivenenos de serpientes que exporta a diversos países del mundo, y aplicará una técnica similar para la elaboración del suero contra el COVID-19.

El presidente de la CCSS aseguró que ya están aprobados todos los protocolos para la recolección de la sangre y la elaboración del suero, por lo que se espera que en las próximas semanas ya estén disponibles los primeros lotes.

Macaya hizo un llamado a las personas recuperadas del virus para que donen sangre de manera solidaria y que así ayuden a las personas en condición grave.

El presidente de la CCSS destacó que Costa Rica está buscando opciones locales para el tratamiento de la enfermedad, las cuales incluyen el suero a base de plasma humano, y otra investigación que el mismo Instituto Clodomiro Picado está llevando a cabo en caballos.