A medida que más estados aflojan sus órdenes de quedarse en casa, un estudio publicado por Network of Executive Women (NEW) y la plataforma de marketing hispana Latinarrific, plantea preguntas interesantes sobre si la pandemia COVID-19 va, ultimadamente, a revertir o acelerar la crisis de liderazgo de las latinas que existe en las corporaciones americanas.

Entre las 36 ejecutivas latinas de nivel medio y superior entrevistadas, la mayoría dijo que no sentían que encajaran fácilmente en la cultura corporativa típica de los Estados Unidos. Si bien esto podría celebrarse desde una perspectiva de diferencias y fuerza, las ideas del estudio muestran que bastantes empresas anulan o ignoran la diversidad latina. Con el estándar histórico que existe, desde promociones hasta la presencia ejecutiva basada en normas de los hombres blancos, las latinas generalmente han tenido éxito a pesar de su cultura corporativa, no por eso.

Los factores que impiden que las latinas vean oportunidad de un auténtico avance en las grandes corporaciones incluyen:

Colectivismo vs Individualismo – Después de haber crecido en una cultura colectivista donde el bien del grupo triunfa sobre los deseos individuales, muchas latinas aprendieron desde una edad temprana a ser desinteresadas, generosas y a respetar las figuras de autoridad.

‘Demasiado latina’ vs. Reservada – La seriedad corporativa contrasta directamente con el uso de las manos al hablar y la expresión apasionada que la mayoría de las latinas aprendieron como claves esenciales para la comunicación.

Personalismo vs. ‘familiar’ – El tacto y la proximidad física son formas comunes de conectarse personal y respetuosamente con alguien al hacer negocios en las culturas latinas, sin embargo, esto puede ir más allá de las reglas de amistad que existen en los sitios de trabajos estadounidenses.

Dar prioridad a la familia vs. ‘Lo que sea necesario’ – Muchas latinas ponen un énfasis significativo en pasar tiempo junto a la familia; algo que las empresas americanas dicen valorar, pero que a menudo no se adapta bien al entorno laboral. Las ejecutivas latinas entrevistadas rechazaron la noción de que priorizar a la familia disminuye el compromiso con la carrera o evita que se pueda completar el trabajo con éxito.