El Consejo para la Formación Fiscal de California busca sacar a los asesores fiscales fantasma del mercado.

Es  un problema que sigue obsesionando a los responsables de vigilar el cumplimiento de las leyes federales y estatales cada temporada fiscal: los asesores fiscales fantasmas. Se trata de personas cobijadas detrás de la fachada de un despacho contable que reciben a infinidad de contribuyentes y desaparecen justo después del plazo de presentación de declaraciones.

«Sin duda, esta gente sabe cómo desaparecer, pero suele dejar rastro. Aún tenemos víctimas que pueden reportarlos», dijo Susie DiMaggio, presidenta del El Consejo para la Formación Fiscal de California,

Los asesores fantasmas trabajan por medias impresiones de devoluciones fiscales para sus clientes, les piden que las firmen y las manden por correo. Muchos contribuyentes no se dan cuenta de que la devolución fiscal no incluye la firma del asesor. En el caso de los formularios electrónicamente llenados, el nombre del asesor tampoco figura. Estas devoluciones son presentadas ante las autoridades como «elaborada por el propio contribuyente».

La leyenda elaborada por el propio contribuyente indica que únicamente el contribuyente preparó su declaración. La ley exige a los asesores remunerados que firmen los formularios de sus clientes», dijo DiMaggio.

«Es un asunto que incluso el IRS lucha por mantener bajo control», añadió DiMaggio.

Pegar una etiqueta comercial en la declaración fiscal en lugar de firmarla y escribir su nombre. Los clientes reciben la copia con la «etiqueta», que parece haber sido firmada; sin embargo, se presenta una copia en blanco sin etiqueta comercial alguna a las autoridades.

Asesores que dicen «haberse olvidado» de firmar la devolución y prometen firmarla una vez recibido el pago.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here