Decenas de familias salvadoreñas en la residencial Santa Lucía, de Ilopango y alrededores, se vieron afectados por las constantes lluvias que se dieron sobre la zona inundando sus viviendas y ocasionando cuantiosas pérdidas materiales.

El agua inundó varios pasajes cubriendo autos y arrastrando piedras y palos ante la impotencia de ciudadanos.

Al lugar se han hecho presentes cuerpos de socorro para atender a las familias afectadas. Hasta este momento no se reportan víctimas mortales, pero las afectaciones a los patrimonios es lamentable.

La tragedia habría sido originada por la cantidad de agua lluvia que cayó sobre la zona central del país, y la fragilidad del sistema de drenajes de la Santa Lucía que habría colapsado ante la fuerte tormenta.

Las ambulancias han tenido dificultades para llegar hasta el lugar de los hechos debido a que el agua corre con tal fuerza que hace imposible la circulación de los autos.

Por su parte, el alcalde de Ilopango, Adán Perdomo, explicó que el ministro de Obras Públicas, Romeo Herrera, ordenó el pasado 14 de abril detener las obras que se ejecutaban en la cárcava para atender exclusivamente la pandemia de COVID19.