La presidenta y CEO de la Academia de la Grabación de los Estados Unidos, Deborah Dugan, abandonará su cargo de forma inmediata por acusaciones de “mala conducta” cuando faltan nueve días para la gala de entrega de los premios Grammy.

El cese inmediato ha sido una decisión tomada por la junta directiva tras recibir “preocupaciones” sobre su desempeño y una denuncia formal de “mala conducta” que ha llevado a iniciar dos investigaciones independientes, de acuerdo a un comunicado publicado por la organización.

El hecho se produce nueve días antes de que se entreguen las estatuillas a los nominados.

De acuerdo al escrito presentado a la prensa, la queja por mala conducta fue interpuesta por una integrante de la institución y como consecuencia se ha impuesto a Dugan una “salida administrativa” con efecto “inmediato”.

“La Junta determinó que esta acción era necesaria para restaurar la confianza de los miembros de la Academia de Grabación, reparar la moral de los empleados de la Academia de Grabación y permitir que se concentre en su misión de servir a todos los creadores de música”, sentenció la misiva.

“El director de la junta, Harvey Mason Jr., actuará como presidente y director ejecutivo interino hasta que finalice la investigación -añadió-. La junta de la Academia de Grabación tiene el compromiso fomentar un lugar de trabajo, una industria musical y una sociedad segura, diversa e inclusiva”, continuaba el documento de los Grammy, cuya decisión sacudió a la industria.

La 62 edición de los Grammy contará, por segunda vez consecutiva, con la cantante Alicia Keys como maestra de ceremonias y con la actuación de la española Rosalía, nominada a mejor nuevo artista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here